A pie de calle

La búsqueda de la armonía de la vida coloca al ser humano en el centro de todo: en comunidad y en comunión respetuosa con la naturaleza. Somos únicos e irrepetibles. Nuestro ser y vivir personales están llamados a aportar a la sociedad, a la historia, lo mejor de cada uno. La historia nos enseña que la gente normal, nosotros, el pueblo, es quien más puede hacer por un progreso real y duradero. Para descubrir que es así, entremos dentro de nosotros mismos, cultivemos valores auténticos y miremos a nuestro alrededor con ojos limpios y esperanzados. Se trata de que nuestra aportación a la comunidad sea positiva. A pie de calle. En lo sencillo de cada día.

No me resigno

La resignación no es una virtud. Aunque nos hayan hablado o todavía nos hablen de ‘resignación cristiana’. Añadirle ‘cristiana’ no la convierte en virtud. Resi...

El virus más difícil de vencer

Estamos impresionados, o mirando hacia otro lado, ante la nueva afluencia de inmigrantes a las Islas Canarias (los que no han muerto en el mar). Huyen del hamb...

Ser cristiano cuesta dinero

El título no es mío. Me gustó y aquí está. Por su contundencia, nos lleva a pensar. En todo momento, también ahora en tiempo de pandemia. Con una interpreta...

La gratuidad sana y salva

“Gratis habéis recibido. Dad gratis” (Mt 10,8b). Ya nos lo dejó dicho el Señor. Y, si vivimos con los ojos abiertos, seguro que hemos visto y experimentado la ...

«Colgado de alfileres»

El papa Francisco nos tiene acostumbrados a usar, en sus discursos y documentos, palabras y giros sencillos originales de él o tomados del lenguaje popular. Le...

«Humildad es andar en verdad»

Esta afirmación de Santa Teresa de Jesús en su libro LAS MORADAS (VI.10.7) nos sitúa ante la verdad de la humildad que es, justamente, “andar en la verdad… y q...

La bondad es sabia

Sí, la bondad es sabia. Quizás la única sabiduría. Ser bueno es ser sabio.              &nb...

Sembrar y frutecer

“Porque la vida es eso: ¡sembrar, sembrar, sembrar! Alza la mano y siembra, con un gesto impaciente, en el surco, en el viento, en la arena, en el mar…” ...