A pie de calle

La búsqueda de la armonía de la vida coloca al ser humano en el centro de todo: en comunidad y en comunión respetuosa con la naturaleza. Somos únicos e irrepetibles. Nuestro ser y vivir personales están llamados a aportar a la sociedad, a la historia, lo mejor de cada uno. La historia nos enseña que la gente normal, nosotros, el pueblo, es quien más puede hacer por un progreso real y duradero. Para descubrir que es así, entremos dentro de nosotros mismos, cultivemos valores auténticos y miremos a nuestro alrededor con ojos limpios y esperanzados. Se trata de que nuestra aportación a la comunidad sea positiva. A pie de calle. En lo sencillo de cada día.

Sentimiento de gratitud

“De todas las emociones, hay una por encima de las demás que apunta la ausencia o presencia de estrés en las relaciones humanas: el sentimiento de gratitud”. (H...

Una calle por donde pasan todos

El título es una de esas felices expresiones que salen de la boca del Papa Francisco y que todos podemos entender a la primera. Frases sencillas, de andar por c...

Más sobre alimentación

  Comenté la semana pasada el mensaje de este año del Papa Francisco a la FAO para la Jornada Mundial de la Alimentación, que se celebra todos los 16 de...

Alimentarse bien

Muchas veces pensamos que los grandes problemas que afectan a la humanidad los deben solucionar los gobiernos o las organizaciones mundiales. Así nos lavamos la...

La alegría del bien-obrar

A nadie nos molesta estar alegre, ser alegre, vivir en alegría. Claro que no es lo mismo estar de fiesta que estar alegres. Porque la fiesta se puede programar ...

El granito de arena

Que con otros granitos forman el inmenso e impresionante desierto o la belleza de una duna. O la gota de agua que, unida a otras gotas, hace el mar o amplía ...