A pie de calle

La búsqueda de la armonía de la vida coloca al ser humano en el centro de todo: en comunidad y en comunión respetuosa con la naturaleza. Somos únicos e irrepetibles. Nuestro ser y vivir personales están llamados a aportar a la sociedad, a la historia, lo mejor de cada uno. La historia nos enseña que la gente normal, nosotros, el pueblo, es quien más puede hacer por un progreso real y duradero. Para descubrir que es así, entremos dentro de nosotros mismos, cultivemos valores auténticos y miremos a nuestro alrededor con ojos limpios y esperanzados. Se trata de que nuestra aportación a la comunidad sea positiva. A pie de calle. En lo sencillo de cada día.

Cuatro gatos

“¿Sabes por qué no hay ratones en las iglesias?No. Ni idea.Pues… porque van cuatro gatos”. (Nos reímos… Sano y necesario humor, pero queda un no sé qué dentro)...

Libertad sin esclavitud

Después de la vida y el amor, nada hay más valioso para el ser humano que la libertad. ¿Dónde habría que poner la dignidad y la equidad? Para algunos, la liber...

Sacerdotes «A pie de calle»

Probablemente son los dos últimos presbíteros ordenados en España. Fue el pasado 11 de abril. Y, coincidencia simpática, pertenecen a dos diócesis unidas por u...

Propuestas y respeto

“PIPOCAS” (palomitas de maíz) es una sección de humor gráfico del periódico Los Tiempos de Cochabamba. Su autor es Rafael Velasco, que firma como Pipo. Es ...

La luz y el túnel

Si una grave dificultad en nuestra vida comienza a amainar, decimos, a veces, que ya se ve la luz al final del túnel. Lo mismo que nos dicen los políticos, sob...

La Semana Santa está perdida…

… turísticamente -dicen muchos-; se puede retrasar -proponen otros-. Escribir sobre Semana Santa y Pascua de Resurrección parece ser ‘de obligado cumplimien...

¿Será esto la felicidad?

“La gran lección que tenemos que aprender es que todos estamos en la misma barca, y que no podemos vivir de espaldas al dolor de los demás, porque son nuestros...

Los pequeños pasos

Los problemas e injusticias entre los que vivimos son enormes. También lo son las alegrías y bellezas que contemplamos y hacemos. Las personas ‘a pie de calle’...