A pie de calle

La búsqueda de la armonía de la vida coloca al ser humano en el centro de todo: en comunidad y en comunión respetuosa con la naturaleza. Somos únicos e irrepetibles. Nuestro ser y vivir personales están llamados a aportar a la sociedad, a la historia, lo mejor de cada uno. La historia nos enseña que la gente normal, nosotros, el pueblo, es quien más puede hacer por un progreso real y duradero. Para descubrir que es así, entremos dentro de nosotros mismos, cultivemos valores auténticos y miremos a nuestro alrededor con ojos limpios y esperanzados. Se trata de que nuestra aportación a la comunidad sea positiva. A pie de calle. En lo sencillo de cada día.

Corazón «bailarín»

Heridos, violencia, vandalismo, destrucción, enfrentamientos… Motivación: defender la libertad de expresión (causa noble, sin duda). Mas, a río revuelto… ganan...

Una sencilla letra

                Una sencilla letra, un pequeño gesto, una palabra amable… ¡cuánto ayuda a cambiar las cosas!         ...

Otros también sufren

A veces, o no tan a veces, cuando alguien nos confía sus dificultades o sus dolencias, le respondemos contándole las nuestras que, evidentemente, siempre “son...

Con autoridad

En la Eucaristía del domingo 4° del Tiempo Ordinario ‘B’ (el pasado 31 de enero), escuchamos por dos veces en el evangelio que Jesús, según sus oyentes, “e...

Y… otra vacuna

“Pido a todos: a los responsables de los estados, a las empresas, a los organismos internacionales, promover la cooperación y no la competencia, y buscar u...

Sin ilusiones ni pesimismos

Es la cuarta semana en que aporto mis reflexiones sobre la necesidad humana de soñar. Y, en este mes, me ha sorprendido la cantidad de personas, escritos, acci...

Los sueños y sus aliados

¿Es posible soñar hoy? Es la pregunta inevitable, necesaria, para ser precisamente soñadores. Los soñadores, lo repito, están llenos de realismo y de...

Sigamos soñando

“El Nacimiento del Señor. El nacimiento del mayor SOÑADOR de la historia… Tener sueños es de lo más cristiano porque creemos en el gran Soñador que, hasta de l...

Sin sueños, no hay vida

Escuchamos con frecuencia que soñar no sirve de nada. Quien vive de sueños se desentiende de la realidad, del compromiso por un mundo mejor. Que, más bien, viv...