A pie de calle

La búsqueda de la armonía de la vida coloca al ser humano en el centro de todo: en comunidad y en comunión respetuosa con la naturaleza. Somos únicos e irrepetibles. Nuestro ser y vivir personales están llamados a aportar a la sociedad, a la historia, lo mejor de cada uno. La historia nos enseña que la gente normal, nosotros, el pueblo, es quien más puede hacer por un progreso real y duradero. Para descubrir que es así, entremos dentro de nosotros mismos, cultivemos valores auténticos y miremos a nuestro alrededor con ojos limpios y esperanzados. Se trata de que nuestra aportación a la comunidad sea positiva. A pie de calle. En lo sencillo de cada día.

¿Nos arruinan los emigrantes?

En España, los migrantes aportan el 10% de los ingresos a la Seguridad Social. Pero el 50% de la población española piensa que reciben más de lo que tributan...

¿Yo culpable? ¿De qué?

“Yo soy un defensor de la culpa, y esto puede sonar raro”. Sí, creo que tiene razón el filósofo Joan Carles Melich en esta afirmación en Religión Digital, 20...

Las armas y la honradez

En la pasada campaña electoral -tan larga, pero ya acabada- hubo un partido que hizo una propuesta realmente llamativa (Como ya no estamos en campaña, opino sob...

Se acabó la política

¡Ya era hora!, ¡Qué bien!, ¡Pasó la monserga de las elecciones!, ¡Qué descanso después de lo que me ha costado decidir el voto! Y después de dos meses largos de...

Algo que tiene mala prensa

Sí. Ya sé, ya sabemos, que la limosna no soluciona los problemas económicos de los empobrecidos. Ya sé, ya sabemos, que la limosna tiene muy mala, pero que muy ...

Necesitar lo no necesario

La publicidad tiene dos caras. Por una cara, nos informa de lo que nos ayuda a vivir y a convivir mejor, por decirlo de modo sencillo. Por la otra, pretende con...