A pie de calle

La búsqueda de la armonía de la vida coloca al ser humano en el centro de todo: en comunidad y en comunión respetuosa con la naturaleza. Somos únicos e irrepetibles. Nuestro ser y vivir personales están llamados a aportar a la sociedad, a la historia, lo mejor de cada uno. La historia nos enseña que la gente normal, nosotros, el pueblo, es quien más puede hacer por un progreso real y duradero. Para descubrir que es así, entremos dentro de nosotros mismos, cultivemos valores auténticos y miremos a nuestro alrededor con ojos limpios y esperanzados. Se trata de que nuestra aportación a la comunidad sea positiva. A pie de calle. En lo sencillo de cada día.

Distintos pero no raros

  “Es cierto que los miembros de la Iglesia no tenemos que ser “bichos raros”. Todos tienen que sentirnos hermanos y cercanos, como los Apóstoles, que «...

Flores y frutos

Pascua de Resurrección. Primavera. Flores. Esperanza. Gozo ¡CRISTO HA RESUCITADO! ¡CRISTO VIVE! Nos ha recordado el papa Francisco en el título y comienzo...

¡Silencio, se vive!

Para vivir no hace falta mucho ruido. Pero, a nuestra sociedad, le parece necesario porque vivimos rodeados por fuera y llenos por dentro de ruido, de ruidos, d...

Cuando no haya elecciones

Nos quedan dos o tres días para el comienzo de la campaña electoral. No sé si la propaganda con que nos van a invadir nos ayudará o no a decidir seriamente a qu...

Polifonía en política

Este bello título no es mío. Es del Papa Francisco. Me sirve para continuar reflexionando sobre el tema de la semana pasada: la relación entre la fe cristiana y...

Votar, sí; pero ¿A quién?

  ¿A quién voy a votar si en todos los partidos hay políticos que se aprovechan del cargo, mienten descaradamente, hacen de la política su negocio pri...

¿Abajo la inteligencia?

En estos días me ha llegado por tres medios bien diferentes el mismo, o parecido, mensaje: En las empresas ya no necesitamos personas inteligentes. (1°) N...

Solo es superior la bondad

No hay razas superiores ni razas inferiores No hay religiones superiores, tampoco religiones de segundo grado. No hay pueblos superiores, ni pueblos segun...

Yo sí votaré

Mi opinión poco o nada puede importar a nadie. Eso es claro. Pero me siento ciudadano español y quiero cumplir mi deber. Si a alguno le ayuda mi sencilla reflex...

Hasta los niños

La vida nos da sorpresas emocionantes, inesperadas. Y que pueden tener consecuencias importantes. Aunque, quizás, lo más decisivo es que sucedan. El hecho de su...