Presentación y charla sobre la restauración del retablo de la capilla de la Purísima Concepción de la Catedral de Tarazona

El próximo sábado, 16 de marzo, tendrá lugar la presentación del libro «El retablo de la Purísima Concepción y el crucifijo de la catedral de Santa María de la Huerta de Tarazona», un estudio sobre el patrocinio, construcción y restauración de este retablo, escrito por Olga Cantos y Jesús Criado. Además de la presentación, se ofrecerá una charla a cargo de los autores del libro, coeditado por la DPZ, institución que financió la restauración, a las 12.00 horas en la Capilla de San Andrés de la S.I. Catedral de Tarazona. Además de la presentación, habrá una charla y una visita guiada.

El estudio da cuenta de las diferentes investigaciones desarrolladas durante el proceso de restauración del retablo de la Purísima Concepción y del crucifijo.

La edición del libro ha sido impulsada por el Instituto de Patrimonio Cultural de España y cuenta con la participación de la Diputación de Zaragoza, a través de la Institución Fernando el Católico, y del Centro de Estudios Turiasonenses, centro asociado a la IFC, así como de la Fundación Tarazona Monumental de la que también forma parte el Obispado de Tarazona y el Cabildo de la Catedral.

El acto es gratuito y no es necesario reservar plaza. Los que lo deseen pueden solicitar información llamando al teléfono 976 641 789 o enviando un email a [email protected]. Además, la publicación puede adquirirse en la tienda online de la Fundación Tarazona Monumental.

LA HISTORIA DEL RETABLO

El retablo de la Purísima Concepción es una obra capital del Renacimiento aragonés, patrocinado por el turiasonense Jaime Conchillos, obispo de Lérida, que sufragó esta capilla funeraria para honrar la memoria de otros dos grandes eclesiásticos de su familia, Lope Conchillos, deán de Tarazona, y Gonzalo Conchillos, deán de Jaca.

Es un retablo escultórico, obra de gran maestro Juan de Moreto «Florentín» (doc. 1520-1547), y de los policromadores Antón de Plasencia y Prudencia de la Puente. En él se aprecia la técnica del brocado aplicado, que alcanza cotas de extraordinaria calidad y complejidad, algo de lo que el mueble turiasonense es un ejemplo singularísimo.

Su extraordinario interés plástico y las técnicas de revestimiento polícromo hizo que fuera incluido en los programas de conservación y restauración del Instituto de Patrimonio Cultural de España del Ministerio de Cultura.