La ciudad de Zaragoza está celebrando este año sus centenarios más célebres. Y como colofón a esta serie de homenajes, la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis y la Fundación Ibercaja han organizado una exposición bajo el título ‘Pasión por Zaragoza, el reino de los sentidos’. Esta muestra, que podrá visitarse en el Patio de la Infanta desde el 5 de octubre hasta el 7 de enero, recopila los grandes momentos vividos en la ciudad desde el siglo XI d.C. En 1018, el reino Taifa; en 1118, la conquista cristiana de Zaragoza y la recuperación del obispado; en 1218, la creacion del Justicia y Casa Ganaderos; en 1318, la erección de la archidiócesis de Zaragoza; en 1518, la coronación de Carlos V; en 1618, los estatutos de la Universidad de Zaragoza; y en 1718, la bendición del Pilar.

¿Por qué la exposición habla del “reino de los sentidos”?

Domingo Buesa, comisario de la exposición junto con Armando Serrano, nos da la respuesta: “Si vas a la exposición, vas a ver las piezas que exponemos, casi todas novedosas. Vas a oler los aromas de los diferentes momentos. Tambien oirás música ambiental en cada espacio según la época. En algunos momentos del día, por ejemplo, a las 12.00 h., cuando llegue el ángelus, sonará la campana Valera en la propia exposición. Habrá unas cajas y tendrás la capacidad de tocar objetos. Y periódicamente, podrás degustar la comida de los siglos XI, XII, XIII, XIV…”.

Además de la conmemoración de estos aniversarios tan célebres de Zaragoza, hay otros momentos de su historia que han querido ponerse de relieve en la exposición: “A nosotros nos parece muy importante la figura de san Valero, de san Braulio, el ángel custodio y otros santos de la ciudad como san Lamberto, san José de Pignatelli y santa Isabel de Portugal”, comenta Buesa.

Una experiencia sensorial

Por este motivo, la exposición contará con la obra pictórica de Bisquert en la que san Valero y san Vicente comparecen ante el emperador Daciano; o una recreación de la primitiva capilla visigoda de san Braulio con el Pilar. Buesa adelanta que “toda la sala de la exposición está recreada con los diferentes espacios para que el visitante pueda meterse de lleno en los diferentes momentos históricos. Hemos generado espacios en cada momento para sentir en cada uno algo diferente”.

Sacamos por primera vez restos arqueológicos encontrados en Zaragoza que no se han visto nunca

Otro de los puntos fuertes de esta muestra es la categoría de las piezas: “Sacamos por primera vez”, revela Buesa, “restos arqueológicos encontrados en Zaragoza que no se han visto nunca; traemos todos los ornamentos litúrgicos del siglo X y XI de Roda de Isábena; vienen todos los santos patronos de todas las diócesis que forman la archidiócesis. Hemos localizado un mapa del siglo XVI, y hemos colocado sobre él los bustos de todos estos santos: san Lorenzo de Huesca, santa Orosia de Yebra, san Atilano de Tarazona, santa Emerenciana de Teruel, santa Úrsula de Valvanera, san Ramón de Barbastro  y santa Engracia de Zaragoza. Además, vienen los documentos fundacionales de Zaragoza del archivo municipal, la tabla más antigua del siglo XVI con el escudo de la ciudad, capiteles románicos del Pilar, capiteles de la Aljaferia, la Virgen del Burnao de 1305 de Jaca, el retrato del obispo Cerbuna de la galería de rectores…”.

Todo este despliegue de recursos lleva detrás una gran labor de investigación. Fruto de ella son las diferentes conferencias que se impartirán los sábados por la mañana en la sala de la exposición. En ellas, varios especialistas comentarán algunas de las piezas o espacios concretos de la muestra.