350 AÑOS DE SUS APARICIONES

Carta del obispo de Tarazona, Mons. Vicente Rebollo, para el domingo, 9 de junio de 2024

Estamos en el mes dedicado al Corazón de Jesús, cuya fiesta celebramos el pasado viernes. Este año tiene especial relevancia ya que estamos celebrando el Jubileo con motivo de los 350 años de sus apariciones a Santa Margarita María de Alacoque.

La apertura de este año jubilar ha tenido lugar el 27 de diciembre de 2023 ya que otro 27 de diciembre del año 1673 se apareció por primera vez dejando el siguiente mensaje “mi divino corazón se encuentra tan repleto de amor por los hombres y por ti en particular que no pudiendo contener más las llamadas de su ardiente caridad, se siente forzado a difundirlas por tu mediación”. Concluirá el 27 de junio de 2025, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

El lema para este año jubilar es “dar amor por amor”. Está dividida en tres partes correspondiendo a las tres apariciones a Santa Margarita. En la primera se nos invita a introducirnos en el corazón lleno del amor de Jesús a través de la Eucaristía, se nos propone como medio promover el culto eucarístico a través de la adoración. Son muchas las parroquias de nuestra Diócesis que dedicáis ratos a lo largo de la semana o del mes a esta devoción, mediante la realización de la exposición del Santísimo Sacramento, de Hora Santas, de la Adoración Nocturna. Seguid así, ofreced a los fieles esta posibilidad de crecer en la intimidad del amor de Dios mediante la adoración a Jesús Eucaristía.

El segundo mensaje que considerar para este Jubileo corresponde a la segunda aparición tenida a comienzos del año 1674, Santa Margarita nos lo narra “Él me hizo ver que su ardiente deseo de ser amado por los hombres y de sacarlos de la vía de la perdición, lo llevó a formar ese designio de manifestar al mundo su Corazón. Y aquellos que procurasen amarlo, él los enriquecería con la abundancia de los divinos tesoros de su corazón”. A la luz de este mensaje se nos invita a contemplar el valor redentor de la ofrenda del corazón de Jesús, la reparación y la confianza.

Con este motivo se ha celebrado en Roma un congreso con el lema “reparar lo irreparable”. La reparación supone recibir el amor de Jesús y amarlo a su vez como una forma de compensar la indiferencia y las ofensas que Él sufre. Sólo recibiendo su amor, podemos amar. El Papa Francisco en el discurso que pronunció ante los participantes dijo, “la reparación para ser cristiana, para tocar el corazón del ofendido y no ser un simple acto de Justicia conmutativa presupone las actitudes siguientes, reconocerse culpable y pedir perdón”.

 Hermosas palabras para llenar de contenido este año jubilar abiertos al perdón y al amor que siempre brota de nuevo en nuestro corazón si así se lo pedimos a Dios y abiertos a la reconciliación con el hermano como concreción de este amor reparador.

El tercer momento se celebrará el próximo año con el lema “Nos consagramos a tu Corazón

Pedimos, por mediación de Santa Margarita, que este jubileo nos abra plenamente al amor misericordioso que brota del Corazón de Jesús, que cada día le amemos con más intensidad.

+Vicente Rebollo Mozos.
Obispo de Tarazona