Nochebuena: 24 de diciembre de 2023

La noche siempre tiene algo de misterio. La noche es buena para el silencio, la soledad, el susurro, la intimidad, la poesía. Esta es una noche misteriosa No porque vamos a descubrir misterios sino porque va a aparecer entre nosotros, habitantes de esta tierra, el GRAN MISTERIO DE DIOS HECHO HOMBRE. 

REFLEXIÓN

1.-     NAVIDAD ES UNA BUENA NOCHE PARA ADORAR. Contemplar es mirar con detenimiento, es detenerse, no pasar de largo ante lo que ven nuestros ojos:  A veces, esos bonitos belenes con Palacios de luces, ríos con agua saltarina, pastores cuidando ganados, mujeres haciendo la comida o lavando ropa, reyes que vienen en camellos etc. Todo eso nos puede despistar y no nos deja poner la vista en el gran protagonista de la fiesta: JESÚS. Lo importante es adorar al Niño, reconocerle como Dios, doblar las rodillas, como los hicieron los reyes, como lo hicieron los pastores, como lo hicieron María y José. 

2.-     ESTA ES UNA BUENA NOCHE PARA AMAR. Decía bonitamente Antonio Gala en un artículo sobre la Navidad: “En un recién nacido puede estar la clave de este mundo. Nació para que la palabra amor no se le cayera de la boca”.

         Esta es la noche misteriosa en la que todos los caminos de los hombres apuntan en la misma dirección Esta es la noche en que todos los caminos: por tierra, mar y aire…nos llevan a la casa del amor. Si salimos ahora a la carretera no hay coches…Todos han llegado a sus casas, a sus familias, a sus hogares. En esta noche lo importante no es comer sino comer juntos. Ese amor se derrama entre todos los hombres: creyentes y no creyentes y nuestro corazón rezuma amor. Nos sale saludarnos, besarnos, abrazarnos y decirnos bonitas palabras: que seas feliz. No pasar de largo a lo que ocurre esta noche. Es noche simbólica, es como ponernos la miel en los labios y decirnos: ¡Qué maravillosa sería la vida si fuera como esta noche!

El que cura a los enfermos, que lo haga con amor. “Más corazón en las manos”, pedía San Juan de Dios a las hermanas.

El que está en unos almacenes, que reparta mercancía con amor.

El que conduce un autobús, que lo haga con amor.

El que cuida a ancianos, que lo haga con mucho amor.

Dios no se nos ha presentado para darnos clases de historia, de matemáticas, de filosofía, ni siquiera de religión. Él ha dejado claro que la religión desligada del amor se convierte en secta peligrosa. Ha venido a decirnos que Dios es un Padre maravilloso y que nos ama con locura. Y que la única obsesión es que seamos felices por el camino que Él nos ha indicado.

3.- ESTA ES UNA BUENA NOCHE PARA SOÑAR. A este Niño que acaba de nacer no le va lo viejo: lo cansado. lo aburrido, lo repetido. Le va lo nuevo. La Navidad es una llamada a la novedad, al estreno, a la sorpresa. Navidad es estrenar la vida con ojos nuevos. Mirarnos no con ojos cansados del aburrimiento, con los ojos torvos del resentimiento, no con los ojos miopes de la vulgaridad. Desde el momento en que Dios se ha hecho hombre, toda persona humana ha quedado dignificada. Algo divino, algo de Dios, corre por nuestras venas.

A esta noche se referiría A. Machado cuando decía:

Anoche cuando dormía,

Soñé ¡bendita ilusión!

Que una fontana fluía,

Dentro de mi corazón.

Anoche cuando dormía

Soñé ¡bendita ilusión!

Que un sol radiante lucía

Dentro de mi corazón.

Anoche cuando dormía

Soñé ¡bendita ilusión!

Que una colmena tenía

Dentro de mi corazón.

Anoche cuando dormía

Soñé ¡bendita ilusión!

Que era Dios al que tenía

Dentro de mi corazón.

PDF: https://app.box.com/s/2d3nwha0rt5yqiee2pqms8mprmxmc00s