El pasado 31 de octubre, la Santa Sede nombró obispo electo de la diócesis Sigüenza-Guadalajara a don Julián Ruiz Martorell, obispo de Jaca y de Huesca. Don Julián tomó posesión del obispado de Huesca el 5 de marzo de 2011 en la catedral oscense. Al día siguiente, tomó posesión de la diócesis de Jaca en la catedral de San Pedro.

Sustituyó en el cargo, en ambas diócesis, a don Jesús Sanz Montes (2004-2009), actual arzobispo de Oviedo, siendo, pues, el segundo pastor que ha compaginado las jurisdicciones episcopales de Jaca y Huesca, unidas in persona episcopi, obligándole a alternar sus presencias y estancias entre las dos sedes. La fórmula compartida permite a cada una de ellas seguir manteniendo su independencia, autonomía y su propia estructura organizativa.

HOMILÍA DE DON JULIÁN

Don Julián cuenta con un gran aprecio por parte de las comunidades cristianas de ambas diócesis, tanto por su faceta personal y humana como por la religiosa. Una persona inteligente, muy culta y preparada para ejercer la labor episcopal, discreta y próxima en el trato, un hombre de Iglesia en el más amplio sentido de la palabra, como se dijo el día de su toma de posesión. Nacido en Cuenca el 19 de enero de 1957, realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. Posteriormente, en Roma, obtuvo las licenciaturas en Teología Dogmática, por la Pontificia Universidad Gregoriana y en Sagrada Escritura, por el Pontificio Instituto Bíblico. Además de español, habla italiano, inglés y francés. Conoce bien el latín, griego, hebreo y arameo, y lee alemán. Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981 y obispo el 30 de diciembre de 2010.

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO DE DON NICOLÁS LÓPEZ, VICARIO GENERAL

Con estas palabras, don Julián anunciaba su nueva encomienda: “Al hacerse público mi nombramiento como obispo electo de Sigüenza-Guadalajara, quiero dirigir mi reconocimiento, valoración y gratitud a las dos diócesis de Huesca y Jaca, a las que he servido a lo largo de estos últimos 12 años y algunos meses. Valoración porque he conocido y reconocido personas entregadas, generosas, serviciales… Hay personas que se han dedicado al anuncio del Evangelio con tesón, con valentía, con intrepidez. He conocido personas muy santas, muy entregadas, muy valiosas. Reconozco la colaboración de todas las personas que han estado tanto en la curia de Huesca como en la curia de Jaca y en cualquiera de sus dimensiones, del anuncio de la palabra, de la celebración de la fe y del testimonio de la caridad. Agradezco las muestras que cercanía, de comprensión, de generosidad que han demostrado a lo largo de estos años y pido perdón por mis lagunas, por mis deficiencias. Pido perdón por todo aquello que hubiese podido hacerse de otra manera y que, dadas mis limitadas capacidades, no he podido llevar a cabo. Junto con ello, expreso también mi deseo de seguir sirviendo a las dos diócesis hasta que se realice la toma de posesión en la nueva sede. A todos y de corazón, muchas gracias».

El viernes 15, a las 19:30 h., se celebró en la catedral de Jaca la eucaristía de acción de gracias y de despedida de la diócesis de Jaca. Por lo mismo, el domingo 17, a las 18:00 h. tuvo lugar la misma eucaristía en la Catedral de Huesca. Y este sábado 23 de diciembre, a las 11:00 h., don Julián tomará posesión de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara en la gótica catedral seguntina. El martes 26 entrará en Guadalajara.