Además de la memoria litúrgica del beato Florentino, obispo mártir de nuestra diócesis, el 12 de agosto celebramos y recordamos a los beatos José Nadal y José Jordán, conocidos como los curetas de Monzón, dada su juventud. El primero había nacido en Bell-lloc de Urgell, en 1911; el segundo en Azlor, en 1906. Coincidieron estudiando en el seminario de Lérida y compartieron su primer destino, como coadjutores en la la parroquia de Monzón, donde estuvieron cuatro años.

Ambos fueron detenidos el 11 de agosto de 1936 y fusilados en la madrugada siguiente en una finca a las afueras de Monzón, a escasa distancia del cementerio. Mosén Jordán, explicaron algunos testigos, «cayó a los primeros disparos; y Mosén Nadal se mantenía en pie después de recibir varios disparos. No le hacían blanco, hasta que se sacó el crucifijo que llevaba y dejándolo en el suelo dijo «Ahora ya me podréis matar». Esta vez sí que las balas dieron en el blanco.

Los enterraron juntos en el cementerio de Azlor hasta el traslado posterior, el 27 de septiembre de 1994, a la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, en la concatedral Santa María del Romeral de Monzón, donde hoy reposan sus restos. En 2013 fueron  beatificados por el Papa Benedicto XVI.