La Casa de las Conchas de Borja fue el escenario elegido para la presentación de Manos Unidas Tarazona de la Campaña contra el Hambre que este año lleva como lema «El efecto ser humano».

Una manera de destacar la capacidad que tiene el ser humano para cambiar situaciones como las desigualdades climáticas, que afectan de manera especial a los más desfavorecidos y en las que se centra la campaña de Manos Unidas de este año, tal y como explicó la delegada de Manos Unidas en Tarazona, Elena Soria.

Tras el visionado del video de la campaña, Sarelvys Rojas, cooperante que trabaja en una ONG con la que colabora Manos Unidas en Haití y República Dominicana, contó cómo es la situación de las mujeres y los niños en la frontera de esos dos países y las condiciones tan complicadas en las que viven al carecer de alimentos y de otros recursos para cubrir las necesidades mínimas. Describió los diferentes programas en los que trabajan y destacó la cercanía y el trato que Manos Unidas pone en los proyectos en los que colaboran, realizando seguimientos que garantizan su ejecución.

El obispo de Tarazona, Mons. Vicente Rebollo, agradeció la labor que hace Manos Unidas y animó a los presentes a colaborar en la colecta del próximo domingo, 11 de febrero. «Con un euro por habitante de la Diócesis conseguimos el presupuesto que tiene el proyecto encargado a Manos Unidas Tarazona», señaló para asegurar que «ser generosos nos viene bien a los seres humanos, ya que nos podemos ayudar unos a otros y tenemos capacidad para solucionar problemas como el hambre en el mundo».

La delegada de Manos Unidas Tarazona, Elena Soria, informó de lo recaudado el año pasado para la Campaña del Hambre, que ascendió a 55.400 Euros entre lo aportado en las parroquias, las cuotas de socios, donativos y mesas. El dinero se destinó a un proyecto para construir y sanear diez pozos de agua en Zambia con un coste de 42.396 euros.

PROYECTO EN TANZANIA
Este año, el dinero que se recaude en nuestra diócesis va a servir para mejorar el acceso al agua potable en los localidades de Lolangulu y Ndono, en la diócesis de Tabora, en Tanzania. Más de 7.200 personas se van a ver beneficiadas, directa e indirectamente.

Va a consistir en la compra de material para instalar el sistema de recogida de agua en los tejados de tres escuelas; del material necesario para la construcción de tres tanques de 250.000 litros de agua y la compra de tres bombas manuales que se instalarán en esos tanques de agua.

El coste del proyecto asciende 48.659 euros y su objetivo es asegurar acceso permanente y cercano al agua limpia para los habitantes de las aldeas de Ilolangulu y Ndono. Estas dos poblaciones se ubican en una zona con falta de agua potable. Existen solamente pozos superficiales cuya agua contiene barro, está contaminada y además tiene exceso de minerales, que provocan enfermedades, y por consiguiente los niños no pueden ir a la escuela ni los mayores al trabajo.

El socio local es la Congregación Misionera del Santísimo Sacramento (MCBS), instalada en esta región desde hace más de 14 años, y muy querida y respetada por la población debido la ayuda que les presta Todos aquellos que deseen colaborar pueden realizar su aportación económica, o bien en los sobres que podrán encontrar en sus parroquias para realizar el donativo o en la cuenta de la Manos Unidas Tarazona ES 45/2085/1119-54-01-007648-71.

El domingo, 11 de febrero, se celebrará una eucaristía en la S.I Catedral de Tarazona con motivo de la Campaña contra el Hambre, a las 19.00 horas, presidida por el vicario general de la Diócesis, D. Javier Bernal.