Binéfar ha vuelto a cumplir con su más antigua tradición, celebrando el primero de mayo su 329ª romería a la ermita de Nuestra Señora del Romeral. Hay que remontarse al año 1690, para encontrar su origen: parece que ante una durísima sequía, los vecinos de la localidad hicieron voto de subir en romería a la ermita de su patrona, Nuestra Señora la Virgen del Romeral, si esta hacía que lloviera. Y llovió. Así que, desde hace más de trescientos años no falta la visita de los romeros al pie de la Sierra de San Quílez, para agradecer a la Virgen su favor.

La jornada de encuentro, armonía y devoción contó con la asistencia del obispo diocesano, don Ángel Pérez Pueyo, que acompañó la procesión, y presidió la eucaristía, además de los actos del Certamen Poético de Piropos a la Virgen, que en su décima convocatoria volvió a rendir pleitesía a la patrona del lugar. La pregonera del acto fue la periodista binefarense y gestora de comunicación Nuria Terés Blanco.

 

  

El poeta ganador en la categoría nacional de adultos fue el castellonense, de L’Alcora, Luis Fernando Redolat García, con la composición «Alfar del Señor»: Salve, alfar de nuestra historia/ arcilla en manos de Dios, crisol de humildad y gloria/ este verso es para Vos./ Hermosura sin medida,/ Él, que os ama con locura,/entre todas la escogida,/ os colma de su dulzura./ Belleza sin parangón,/ jardín del amor fecundo,/ reina y madre de este mundo,/ atended nuestra oración./ Artesa del pan de vida,/ hontanar de la alabanza,/ Señora del Romeral, eterno mar de ternura./ Sois cual sol del nuevo día,/ siempre atenta en la premura,/ a la cena del Mesías/ y arca de Nueva Alianza./ Regalo del Redentor,/ gloria a Vos luz de la aurora,/ vuestra gracia por amor,/ hoy Binéfar os implora.

En la categoría infantil, obtuvieron galardón los niños poetas: Jorge Noguero (Caminando por el campo/ vi una mata de romero,/ una ramita te traigo/ para que adornes tu pelo./No se cuál es más bella,/ si la Virgen o el romero), Daniel Escuder (Hoy las cigueñas pasajeras marchan corriendo,/ es que el invierno ha llegado ya. Hoy las hojas de los árboles marchan volando,/ es que el otoño ha llegado ya./ Hoy las flores de mayo vienen a alegrarnos, es que la primavera ha llegado ya./Hoy los niños venimos corriendo, es que el día de la Virgen del Romeral ha llegado ya) y Álvaro Penella (Yo podría empezar como todos los años:/ Oh, virgencia del Romeral./ Pero creo que esos poemas están ya anticuados./Yo simplemente quiero alabar a esta maravillosa mujer/ a la que subimos a la ermita a adorar/ y que en todo momento nos quiere proteger./ Nadie podría alcanzar mi forma de amar/ a esta persona tan especial, /llamada la Virgen del Romeral).

Procesión, misa, gozos, jotas, pregón y poemas llenaron de aromas fraternos y alegría una soleada mañana que concluyó con un amable pica-pica compartido.