Fernando Latorre Torres y Alejando Castarlenas Chela, socios del club Montañeros de Aragon en Barbastro, corrieron el pasado fin de semana los 140 kilómetros del camino del destierro de san Ramón, ida y vuelta de Barbastro a Roda, con el objetivo de multiplicar cada zancada en alimentos para Cáritas Diocesana Barbastro-Monzón, que recibió más de 280 kilos, gracias a la colaboración de un supermercado y a las aportaciones de quienes se sumaron a la iniciativa.

El trayecto, que iniciaron el sábado 19 en la capital del Somontano y culminaron 24 horas después con llegada en la ermita de san Ramón del Monte de Barbastro, tuvo su punto de inflexión en Roda de Isábena, donde el párroco, Aurelio Ricou, los recibió haciendo sonar las campanas bajo la lluvia. Después, acompañados de familiares y amigos, entraron en la iglesia de san Vicente y ante el sarcófago del patrón diocesano, Ricou agradeció su gesto, reivindicando este camino de «fuerza, ilusión y solidario. Que san Ramón bendiga esta diócesis».

A su regreso a Barbastro, en las puertas de la ermita les aguardaban el obispo, Ángel Pérez, y la priora de la cofradía de san Ramón, Elita Davias, junto con el alcalde, Fernando Torres, el presidente de Montañeros de Aragón en Barbastro, José Masgrau, la secretaria general de Cáritas Diocesana, Ana Belén Andreu, y numerosos compañeros, amigos y fieles. El obispo, Ángel Pérez, aplaudió la iniciativa y mostró su confianza en que pueda servir de «aldabonazo para los jóvenes» para repetirla y completarla con la celebración eucarística en Roda de Isábena, cuna de la Diócesis de Barbastro-Monzón.

A continuación, la ermita acogió el rezo al santo y la eucaristía, concelebrada por el obispo, el párroco de Roda y el consiliario de la cofradía, José Mairal. Al día siguiente, 21 de junio, don Ángel presidió la solemne eucaristía en el día del patrón, que acogió la Catedral de Barbastro, con asistencia de la corporación municipal.