La Luz de la Paz de Belén llegó a la Diócesis de Tarazona, a la parroquia de Magallón, de manos de la familia Sauca Giner, que la trajo desde Zaragoza. Os dejamos la crónica donde José Ignacio Sauca Modrego nos cuenta qué es y qué significa la Luz de la Paz de Belén.


La Navidad nos llega tan llena de imágenes y símbolos que hacen que perdamos el verdadero sentido de una celebración tan familiar y solidaria llena de Amor. Sentir el nacimiento de Jesús es para nosotros los cristianos, la celebración de que el Mesías ha llegado y eso nos recuerda el compromiso con el mundo que nos ha tocado vivir.

En plena Guerra Fría, los Scouts Católicos de Austria se plantearon que la Paz necesitaba de símbolos cristianos que remarcasen la Navidad, realizar actuaciones que trasmitieran en sus ciudades, barrios, grupos y, por último, en sus casas el Amor que hay detrás de la Paz. Por esta razón, decidieron hacer una acción llena de simbolismo que cuajó de lleno con este pensamiento. Entre todos los scouts de Austria enviaron a Belén de Judea en plena Cisjordania, una representación de sus miembros para recoger la llama en una vela del lugar, que dice la tradición es donde nació Jesús de Nazareth, y después la llevarían a sus parroquias y casas.

En la basílica de la Natividad de Belén, hay una gruta con un altar, y en su interior hay una estrella plateada rodeada de velas que nos indica el Portal del Nacimiento. La Basílica es centro de peregrinaciones desde hace siglos y custodiada por varias confesiones cristianas, es allí donde los scouts austriacos recogían la llama para llevarla a su país.

Conforme pasaron los años esta iniciativa favoreció una oración comunitaria que se extendió por todas Asociaciones y parroquias de todo Austria con notable participación. En las reuniones internacionales del Movimiento Scout descubrieron esta iniciativa y desde 1998, se adoptó la necesidad de hacer una oración de Paz por todos los lugares del mundo que quisieran acoger el verdadero mensaje de la Navidad, acercándoles la llama o favoreciendo su recogida en Austria.

Desde entonces, “la Luz de Belén” llega a todos los continentes, y aunque el protagonismo es de los scouts católicos del mundo, cada vez se han unido diócesis, movimientos y asociaciones que tienen como objetivo que la Paz llegue en forma de una simple vela encendida proveniente de Belén de Judea. Este año no ha sido fácil recogerla por el conflicto bélico que sufre la zona, aunque se ha obrado un pequeño milagro y la luz se pudo recoger con muchas dificultades.

Tras llegar este año a Murcia el día 9 de diciembre, las delegaciones scouts de toda España la recogieron para distribuirla por toda España. En Aragón se ha repartido el sábado 16 en la parroquia de San Miguel de Zaragoza, allí acudieron todos grupos scouts católicos aragoneses pero también miembros de la pastoral de Zaragoza, parroquias, asociaciones religiosas y laicas, miembros de las diócesis de Huesca y de Teruel, y muchos creyentes que acudían con su farol a que se encendiera una vela para llevar el mensaje de Paz que esta preciosa oración aporta a hospitales, centros penitenciarios, parroquias, o sus propias casas.

Este mismo sábado 16, la luz también llegó a la Diócesis de Tarazona, a la Parroquia de Magallón, donde tras una Eucaristía y una oración de Navidad, se repartió a los vecinos que acudieron con sus velas y faroles.

La Luz de Belén estará en Magallón hasta el día de Navidad. Todavía hay tiempo para quien quiera recogerla en dicha parroquia. Son días de Esperanza, de Vida y de Amor. La luz la ponemos cada uno de nosotros celebrando este misterio porque ya lo dijo Francisco de Asis: “Toda la oscuridad en el mundo no puede apagar la luz de una sola vela”. Feliz Navidad