La Iglesia celebra el Domingo de la Palabra De Dios el 23 de enero

El domingo 23 de enero, la Iglesia Católica celebra el Domingo de la Palabra de Dios, instituido por el Papa Francisco en 2019, a través de la Carta Apostólica “Aperuit Illis”, en forma de motu proprio. Esta festividad tiene lugar cada tercer domingo del Tiempo Ordinario de cada año. El lema escogido para esta jornada es: “Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen (Lc 11, 28)«, tomado del Evangelio de San Lucas. Si nos adentramos en su lectura, vemos cómo Jesús nos enseña que el camino correcto para llegar hasta Dios es el de la obediencia y la oración. 

DÍA DEDICADO A LA BIBLIA

El Papa Francisco nos invita a entablar un constante «trato de familiaridad con la Sagrada Escritura y con el Resucitado», mediante su  lectura.  El Santo Padre también nos recuerda que «el día dedicado a la Biblia no ha de ser una vez al año,  porque sino el corazón queda frío y los ojos permanecen cerrados y afectados por innumerables formas de ceguera». Por ello, el Pontífice nos pide que le hagamos un espacio en nuestra vida diaria. 

El Papa Francisco nos invita a leer la Biblia con frecuencia para entablar una relación más estrecha con Dios.

MATERIALES DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA

Con motivo de esta jornada, la Conferencia Episcopal Española ha publicado un subsidio litúrgico pastoral, desde su página web, para rezar durante la celebración del Domingo de la Palabra 2022. 

Los documentos aparecen distribuidos en tres núcleos: un subsidio litúrgico para la celebración de la santa misa, unos puntos orientativos para la homilía y un ejemplo de lectio divina para el ejercicio de la lectura de la Palabra de Dios. En la introducción, el director de los Secretariados de la Comisión Episcopal de Pastoral y de la Subcomisión Episcopal de Catequesis, Juan Luis Martín Barrios presenta la frase bíblica con la que se celebra este año el Domingo de la Palabra de Dios y explica que es necesario conocer y orar la Palabra de Dios escrita para saborear el encuentro con Jesucristo. 

Martín Barrios recuerda que en la Resurrección de Jesús, los apóstoles pasaron “de la duda a la certeza, del escepticismo a la esperanza, de la pasividad a la actividad, de la tristeza a la alegría”. Los materiales se pueden descargar en la web de la CEE (www.conferenciaepiscopal.es).