Tras dos años de pandemia, los fieles salieron de nuevo a la calle el 19 de junio para celebrar la fiesta del Corpus Christi y la procesión del Santísimo desde la Catedral. Los pétalos de flor al aire y los niños de Primera Comunión dieron luz y alegría a esta jornada que también se desarrolló en otras localidades de la diócesis como Biscarrués.

Tras la misa pontifical celebrada en la Catedral y presidida por nuestro obispo, don Julián Ruiz Martorell, decenas de niños y niñas vestidos de Primera Comunión y acompañados por representantes de las diferentes cofradías de la ciudad, entidades, cofrades de la Archicofradía de Santísima Vera Cruz y la Banda de Música de Grañén salieron en procesión por las calles de Huesca escoltando la gran custodia de plata.

El recorrido partió desde la Catedral de Huesca y continuó por la Costanilla de Santiago, la plaza Lizana, el Coso Alto, la calle Moya, la plaza Luis López Allué, la plaza de San Pedro, la calle San Salvador y la calle Las Cortes hasta regresar de nuevo a la Catedral. En la plaza de la Inmaculada Concepción, a los pies de la Virgen, se instaló un altar para realizar un pequeño acto de adoración concelebrado por el vicario general de la Diócesis, don Nicolás López, y el deán de la Catedral, don Juan Carlos Barón.

Fue en este punto de la ciudad donde se congregaron más fieles, que también acompañaron el recorrido puesto que este año, además de participar los niños y niñas que han recibido la Primera Comunión este año, también se han dieron cita comulgantes de 2020 y 2021, años en los que no se pudo realizar esta festividad debido a la pandemia de la covid-19.