Nuestra Iglesia Diocesana en Huesca ha iniciado el camino hacia el curso 2024-2025 con la celebración de un encuentro en el que se pusieron los cimientos de la nueva programación pastoral, guiados por la celebración del Sínodo y la preparación y celebración del Jubileo 2025 con el lema Peregrinos de Esperanza. Esta puesta en común se celebró el sábado 22 de junio en el Seminario Conciliar de la Santa Cruz, encabezada por nuestro administrador apostólico, monseñor don Vicente Jiménez Zamora, y con la presencia del Colegio de Consultores, arciprestes y delegados diocesanos.

La programación se va a estructurar en los ejes del Sínodo y el Jubileo a partir de la realidad diocesana, movidos a ser una Iglesia en salida por el Espíritu Santo. Los asistentes a este encuentro trabajaron en grupos y después llevaron a cabo una puesta en común. Los meses de verano se dedicarán a la reflexión y comunicación internas para definir la programación que se presentará durante la jornada pastoral de inicio de curso prevista el sábado 14 de septiembre en el Colegio Santa Rosa-Altoaragón. Todos ellos, a partir de una pregunta: “¿Cómo ser una Iglesia diocesana sinodal en misión?”.

HOMILÍA DE D. VICENTE

Se lanzaron propuestas de acción para la diócesis; los arciprestazgos y unidades pastorales; las parroquias; las delegaciones diocesanas; los movimientos, asociaciones y cofradías y la vida consagrada. También se valoraron propuestas dirigidas a la Provincia Eclesiástica de Zaragoza y la Diócesis de Huesca para preparar y celebrar el Jubileo, con la inauguración en nuestra diócesis prevista el domingo 29 de diciembre en la Catedral. La jornada continuó con la celebración de la eucaristía y una comida de confraternidad en el Seminario.