El administrador apostólico de Huesca, don Vicente Jiménez Zamora, ha convocado este jueves 11 de enero a los delegados y arciprestes para conocer en primera persona las realidades pastorales, la organización presente y los proyectos futuros de la Diócesis. Una ocasión para poner en común la labor que se desarrolla dentro de las diferentes comisiones, de forma que don Vicente conozca mejor la Diócesis que administrará en los próximos meses, hasta el nombramiento de un nuevo obispo.

GALERÍA DE IMÁGENES

El encuentro ha tenido lugar en el Seminario Conciliar de la Santa Cruz y ha contado con las intervenciones de todos los directores de las comisiones, los delegados y los arciprestes. Don Vicente ha recordado la importancia de la iniciación cristiana como una «tarea fundamental» que se ha de realizar a través de la catequesis. También, la relevancia de la liturgia y de la celebración del domingo «como día en que se reúne la comunidad». Hay que dar «testimonio del amor y la caridad que pertenecen al ADN de la Iglesia».

La labor de laicos y consagrados, como también la de los institutos de vida consagrada, debe ser el «anuncio, celebración y testimonio de la fe»: «Todos estamos llamados a caminar juntos en la sinodalidad como una forma de ser y de vivir de la Iglesia. Todos somos evangelizadores, pueblo de Dios y misioneros». Don Vicente Jiménez Zamora ha animado a «entrar en un dinamismo sinodal» y a «trabajar en comunión. La Iglesia es diálogo con la sociedad».