La parroquia de San Braulio tiene uno de los belenes más grandes de la ciudad de Zaragoza. Desde hace años, uno de sus parroquianos, Alberto Pallarés, lo viene montando con gran interés y perseverancia.

El belén se hace eco de los evangelios de Mateo y Lucas y cada año añade aquellos misterios que van conformando la vida de Jesús en su infancia. El belén que quiere reflejar e imitar la tradición hebraica de la época del nacimiento de Jesús. El fin es dar, a través de las imágenes que representan los diferentes misterios de la vida de Jesús desde su Concepción hasta la Huida a Egipto, una visión catequética para grandes y pequeños, amenizada con pueblos y caseríos con luces y un paisaje recreado con elementos naturales como el agua, musgo, arena, corteza de árbol, etc.?

De nuevo este año ha aumentado en tamaño, y se han añadido dos nuevos misterios: ‘Los desposorios de la Virgen’ y ‘el Empadronamiento’. Así mismo se ha recreado un nuevo pueblo detrás del ‘pesebre’ que representa concretamente el pueblo de Belén de donde viene la familia de Nazaret “buscando posada”.

Se expone en la parroquia de San Braulio (Corona de Aragón, 37. Teléfono: 976 55 45 09) sobre una superficie de unos 35 m², pudiéndose visitar en los horarios en que está abierta al público para el culto.

Anualmente se bendice e inaugura en la última eucaristía del sábado anterior al día de Navidad.