El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón ha incorporado a sus medios técnicos un mueble-cajonera, fabricado por la empresa barcelonesa especializada Arte&Patrimonio, que permitirá mejorar la conservación de los ricos fondos textiles. Este mueble se montó in situ y cuenta con diez cajones con dos niveles cada uno, lo que permite conservar dos capas de tejidos tan diversos y ricos como capas pluviales, casullas, frontales, tapices, mantos, mitras, estolas, dalmáticas, collarines, cintos, bolsas de corporales o zapatos. En la actualidad, el conjunto de textiles del Museo está formado por más de medio centenar de piezas de excepcional valor que se exponen por periodos inferiores a tres años para evitar su deterioro. Cuando ceden su lugar a otras piezas en sala y se guardan, lo más indicado es que reposen extendidas para un mejor descanso del material. Con este mueble, las condiciones de conservación serán idóneas.

La adquisición, por un importe de 66.000 euros, ha sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Barbastro -que ha aportado 40.000 €-, y la Asociación de Amigos del Museo, que ha participado con 13.000 €. Junto a los fondos aportados por el Museo, la inversión garantiza los mejores medios materiales para conservar su colección textil.