El director general de la Fundación CARF visita Zaragoza para pronunciar una conferencia por el 35º aniversario

El director general de la Fundación CARF, Luis Alberto Rosales, visita Zaragoza, el miércoles 20 de marzo, para pronunciar una conferencia con el título «Los sacerdotes, la sonrisa de Dios en la Tierra: una mirada alegre y esperanzada ante el futuro». El evento se encuadra dentro de la celebración del 35º aniversario de la Fundación. Hablará también sobre la labor de la Fundación CARF sirviendo a la Iglesia.

En sus encuentros abiertos al público, el director general remarca datos actuales como que, a finales de 2020, había 410.219 sacerdotes, tanto diocesanos como religiosos, en todas las circunscripciones eclesiásticas del mundo católico, lo que supone un descenso de 4.117 2021, que es el último año del que hay cifras oficiales. En Europa bajan las vocaciones mientras que en otros continentes aumentan. En 2022, en España se ordenaron 125 sacerdotes diocesanos y había 15.669 presbíteros. Fallecen algo menos de medio millar al año.

La Fundación CARF, en sus 35 años de existencia, ha ayudado a unos 40.000 estudiantes entre seminaristas y sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas de 131 países. Todos ellos han podido mejorar su formación para regresar a servir en las zonas más necesitadas del mundo. Este proyecto, «que haría estallar la cabeza de cualquier economista, solo es posible gracias a miles de pequeños donantes», destaca Rosales.

EL EVENTO

– QUÉ: Conferencia «Los sacerdotes, la sonrisa de Dios en la Tierra: una mirada alegre y esperanzada ante el futuro». Y la Fundación CARF, sirviendo a la Iglesia en 131 países.

– QUIÉN: Luis Alberto Rosales, director general de la Fundación CARF.

– CUÁNDO: 20 de marzo de 2024 a las 19:00 horas. Entrada libre hasta completar aforo.

– DÓNDE: Hotel Silken Reino de Aragón (salón Aragón), calle del Coso, 80. 51001 Zaragoza. https://maps.app.goo.gl/CCs1jjRxmNnH99uN6

Acerca de

La Fundación CARF —Centro Académico Romano Fundación— nació en 1989 por inspiración de san Juan Pablo II al beato Álvaro del Portillo con tres fines: rezar por las vocaciones sacerdotales; promover el buen nombre de los sacerdotes por todo el mundo; y ayudar a la formación de seminaristas y sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas para servir a la Iglesia en todo el mundo.

En la actualidad, gracias al apoyo de sus benefactores y amigos, la Fundación CARF ha financiado ayudas al estudio para cerca de 40.000 alumnos de 131 países con escasos recursos económicos. Los estudiantes mejoran su formación intelectual, humana y espiritual en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, en Roma, y en las Facultades Eclesiásticas de la Universidad de Navarra, en Pamplona. Entre ellos, ya hay 132 estudiantes que han sido ordenados obispos y tres de ellos fueron creados cardenales.