D. Cirilo Ortín: “Los Libros Sacramentales son importantes porque describen la trayectoria espiritual de cada cristiano”

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Archivos el 9 de junio, nos acercamos hasta los Archivos de la Diócesis de Tarazona para hablar con su responsable, D. Cirilo Ortín, y para darlos a conocer un poco más ya que, a pesar de la documentación importante que contienen, siguen siendo unos grandes desconocidos .

Los archivos de la Diócesis de Tarazona abren sus puertas los martes y los viernes laborables por la mañana, de 9.15 a 13.00 horas, y cierran en Semana Santa y en agosto. Quien recibe a las visitas es el Director de los Archivos Diocesano e Histórico Eclesiástico, el sacerdote D. Cirilo Ortín, que a sus casi 87 años sigue disfrutando de su labor como archivero desde que en 2004 Mons. Carmelo Borobia le encomendara esta tarea.

Los archivos ocupan dos salas del Palacio Episcopal de Tarazona. A ellos se accede a través de su patio renacentista. El Diocesano se encuentra en la segunda planta y justo debajo, con la entrada en el mismo patio, el Histórico Eclesiástico.

Debido al coronavirus, estos dos últimos años ha sido imprescindible acudir con cita previa para hacer las consultas y todavía continúa siéndolo. Ahora ya se empiezan a juntar hasta tres personas en la pequeña sala que se ha preparado en el Obispado de Tarazona, dentro de la Curia. En este espacio se han habilitado cuatro ordenadores que están conectados a otro desde el que se envían las copias digitalizadas que solicitan quienes vienen a consultar.

LA DIGITALIZACIÓN, NECESARIA
Actualmente están digitalizados los Libros Sacramentales o Quinque Libri de 85 archivos parroquiales. Son aquellos que contienen manuscritas las actas de Bautismo, Confirmación, Matrimonio y Funerales. Son muy importantes porque “describen la trayectoria religiosa y espiritual de cada cristiano a lo largo de su vida y contienen y son, en sí mismos, los únicos censos de población que se hacían en España”, específica D. Cirilo Ortín. “Comenzaron a escribirse en las parroquias en el último tercio del siglo XVI y en algunos sitios incluso antes”, continúa.

La laboriosa tarea de digitalización ha sido llevada a cabo por el propio D. Cirilo Ortín. Una ingente labor que ha supuesto el escaneo de los aproximadamente 1.000 volúmenes que se encuentran en el Archivo Histórico, con un promedio de 300 folios cada uno. “Lo he hecho poco a poco con mucha paciencia, con un dispositivo muy sencillo que se consiguió gracias a una subvención concedida por el Ministerio de Educación y Cultura en 2014”, señala. Un trabajo que era necesario para la preservación y cuidado de los libros originales, muy deteriorados por el uso y por el paso del tiempo. La consulta de los documentos digitalizados sólo puede hacerse en la sala habilitada para este fin y no se mandan por correo electrónico.

Sala de consultas

Los Libros Sacramentales son, de hecho, los más consultados de todo el Archivo. Un dato que así lo demuestra: en el año anterior a la pandemia se registraron 355 visitas siendo el 95 por ciento de ellas para indagar en los libros parroquiales y para estudios genealógicos. En el tiempo previo a la pandemia, y en la sala donde antes se realizaban las consultas en el Archivo Histórico, algún día han llegado a estar hasta 17 personas.

Además de haberse encargado de digitalizarlos, el director de los Archivos está elaborando los índices para facilitar la investigación de datos en los Quinque Libre y pensando en la posibilidad de que se puedan trasladar a la red. Hasta el momento ha realizado los índices de Bautizados de todas las parroquias del Arciprestazgo de Tarazona, “a falta de tan solo una”, especifica.

EL ARCHIVO HISTÓRICO ECLESIÁSTICO
Al poco tiempo de hacerse cargo de los Archivos tras dejar la dirección del Colegio Diocesano de la Sagrada Familia de Tarazona, D. Cirilo se dio cuenta de la necesidad que había de realizar una organización más racional y operativa del Archivo Histórico, el que más consultas recibía y sigue recibiendo, y se puso manos a la obra. Dividido en Biblioteca Diocesana, Archivos Parroquiales y Publicaciones periódicas ahora cuenta con un índice de todos los libros de la biblioteca, con ficha informatizada de cada volumen – que recoge datos como título, autor, edición, encuadernación, estado de conservación o signatura-, y con una correcta organización.

La Biblioteca Diocesana dispone de 2.043 libros antiguos o anteriores a 1900 -entre ellos los ejemplares confiscados durante la desamortización de Mendizábal a los tres centros de los Jesuitas que había en la Diócesis por aquel entonces, los de Tudela, Calatayud y Tarazona- y 3.600 ejemplares de libros modernos. En la sección de publicaciones periódicas podemos encontrar el Boletín Diocesano, la Hoja Parroquial y colección de Actas de la Santa Sede.

EL ARCHIVO DIOCESANO
Respecto del Archivo Diocesano, D. Cirilo lamenta las pocas visitas que registra a pesar de que cuenta con una amplia sección de documentos antiguos a partir del siglo XIII que contienen informaciones muy destacas.  La sección de templos y bienes es la más consultada junto con la de visitas pastorales de los obispos a las parroquias.  Actualmente está organizado en cajas de cartón blanco e ignífugo que sustituyeron a los “legajos”, es decir, los fardos de documentos entre dos cartones atados con doble lazo y en los que quedaban al descubierto los bordes.

En este archivo se encuentra también un ejemplar del “Libro del Chantre” escrito en 1384 por el chantre de la Catedral a requerimiento del obispo para recabar información sobre los bienes de todas las parroquias que pertenecían al Obispado de Tarazona, ya que, tras la guerra de los dos Pedros, se destruyó mucha documentación. El libro, restaurado, está escrito en vitela y también está digitalizado por D. Cirilo como el índice general del Archivo Diocesano elaborado por el Obispo Porro.

LOS GRANDES DESCONOCIDOS
Aunque tanto el Archivo Diocesano como el Histórico Eclesiástico disponen de todas las medidas de seguridad y de conservación necesarias para su mantenimiento, D. Cirilo opina que estaría bien destinar más medios para seguir modernizándolo. Le apena el poco conocimiento general de los dos archivos y añade que sería necesario darlos a conocer más porque albergan mucha y rica información.

D. Cirilo sigue digitalizando documentos y ya ha empezado con los de la Sección Antigua del Archivo Diocesano. Se declara apasionado de todo lo relacionado con los Archivos a los que sigue dedicando muchas de las horas de las que dispone. “A pesar de que prefería trabajar en Patrimonio después de mis años de profesor de Historia del Arte, lo cierto es que me ha enganchado. Disfruto mucho del tiempo que paso en él, aunque su organización me ha quitado horas que me hubiera gustado dedicar a la investigación y lectura de los documentos que aquí se encuentran”, indica.

Además de encargarse de los Archivos de la Diócesis de Tarazona, D. Cirilo también ha llevado a cabo un estudio genealógico de los apellidos de su pueblo natal, Novallas, desde 1577 hasta 1935, su año de nacimiento.