La S.I. Catedral de Tarazona acogió ayer la celebración de la Santa Misa con motivo de la solemnidad del Corpus Christi. La eucaristía estuvo presidida por el obispo de Tarazona, Mons. Vicente Rebello, concelebrada por miembros del Cabildo Catedralicio y ayudado por el diácono permanente.

Tras la celebración de la eucaristía, se preparó la carroza con la custodia que porta el Santísimo Sacramento -distintivo excepcional de esta fiesta- para la procesión por las calles de Tarazona. Fue portada por cofrades de la Cofradía de las Siete Palabras y del Santo Entierro de Tarazona.

Los niños y niñas que han comulgado este año, vestidos con sus trajes de primera comunión, fueron lalfombrando con pétalos de rosas las calles al paso del Santísimo Sacramento.

En la liturgia de este día, en el que se celebra también el día de la Caridad, participaron los voluntarios de Cáritas.

Don Vicente animó a todos a vivir la vida cristiana teniendo como referencia la Eucaristía, en la que Jesús se nos hace presente cada día de una manera verdadera, real y sustancia. Felicitó a los voluntarios de Cáritas y animó a que «haya más manos que se extiendan hacia los más necesitados».

La Santa Misa, bajo la dirección de D. Javier Royo, fue solemnizada por el Coro de la S.I. Catedral y la procesión contó con la participación de la Asociación Musical Banda de Tarazona. El alcalde de la ciudad y la corporación municipal también participaron en la Eucaristía y en la procesión posterior.