La  S.I. Catedral de Tarazona ha acogido esta mañana de Miércoles Santo la Misa Crismal, presidida por el Sr. Obispo y concelebrada por todos los sacerdotes de la Diócesis.

En la Eucaristía se ha consagrado el Crisma y se han bendecido los Óleos para los Sacramentos de la Iniciación Cristiana, del Orden y de la Unción de Enfermos. Para los sacerdotes, un momento especial es cuando se renuevan las promesas sacerdotales, expresando la comunión de los presbíteros con su Obispo y pidiéndole al Señor que siga infundiendo la fidelidad y perseverancia en todos ellos.

La misa ha contado con varios fieles que han acompañado al obispo y a los sacerdotes en esta misa tan emotiva en la que se ha pedido por los sacerdotes fallecidos y por los que pasan la prueba de la enfermedad, así como los que se encuentran fuera de nuestas fronteras.

En la homilía, D. Eusebio se ha dirigido a los sacerdotes a quienes  ha animado a reflexionar sobre “nuestra calidad del testimonio de fe” y les ha invitado a hacer una “reflexión creyente, una reflexión que busca la Luz en la Palabra de Dios y un clima de diálogo y conversación con Nuestro Señor”. También les ha exhortado a “renovar cada día la gracia de Dios y a trabajar sin desfallecer a favor del pueblo tal y como hizo Cristo con el precio de su muerte”.

Al finalizar la eucaristía, D. Eusebio les ha pedido a los presentes un aplauso a los sacerdotes de la diócesis por el gran trabajo que realizan a diario.

Que Dios siga bendiciendo a nuestra diócesis con nuevos sacerdotes el servicio del Pueblo de Dios.