La congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en Huesca va a celebrar el 150 aniversario de su fundación, llevada a cabo el 27 de enero de 1873 por el que fue canónigo chantre de la Catedral de Huesca, el padre Saturnino López Novoa. Se celebrará una misa en acción de gracias presidida por nuestro obispo, don Julián Ruiz Martorell, en la catedral el viernes 27 de enero a las 10:30 h.

En agradecimiento a Dios y al carisma que el padre fundador recibió y que sigue vivo en la congregación, esperamos unirnos en esta misa a la que la congregación invita a los fieles diocesanos.

El venerable Padre Saturnino López Novoa vivió en la ciudad de Huesca 43 años y allí recibió la inspiración de fundar una congregación que se dedicara al cuidado de los ancianos más necesitados de la sociedad. Cuántas horas pasó el padre Saturnino en nuestra catedral ante el santo Cristo de los Milagros pidiéndole luz, sabiduría y fortaleza para llevar a cabo el proyecto que Dios le pedía, hasta que impulsado por el Espíritu decidió ser fiel a la inspiración divina.

La comunidad de Hermanitas invita a unirse a su acción de gracias y, a la vez, de petición para que el Señor siga bendiciendo la congregación y no les falten las vocaciones necesarias para continuar llevando a cabo su misión.
Las Hermanitas están extendidas por 20 países, con 204 residencias. En Huesca, por más que el padre desde aquí creó y gestionó la fundación, que vio la luz en Barbastro en enero de 1873, las Hermanitas no se establecieron en la ciudad hasta mayo de 1971, en la casa que hasta entonces atendían las Hermanitas de los Pobres.

La entrega pastoral tan relevante en el campo de la caridad a los ancianos por el padre Saturnino López Novoa ha sido considerada por la Iglesia católica y el 8 de julio de 2014 reconoció oficialmente la heroicidad de sus virtudes y lo declaró venerable como primer eslabón en el proceso de beatificación hasta que pueda ser declarado santo.