Del 21 al 24 de julio se ha celebrado en Barcelona la IV Asamblea de la Acción Católica General y el Encuentro de Laicos de Parroquia, con la asistencia de un millar de niños, jóvenes y adultos, procedentes de las diversas diócesis españolas. Diez personas de nuestra Diócesis han hecho presente a Barbastro-Monzón en este encuentro, en el que bajo el lema “Anunciar a Jesucristo con obras y palabras” se ha reflexionado sobre los caminos para el anuncio de Jesucristo en este momento de nuestra historia y en esta tierra que pisamos con nuestros pies.

El Encuentro fue convocado con una doble dimensión: realizar la Asamblea de la Acción Católica General, que estatutariamente ha de celebrarse cada cuatro años, y al mismo tiempo un Encuentro de Laicos de Parroquias, que, aunque no formen parte de la ACG, han querido participar para enriquecer a sus parroquias con las experiencias y
vivencias de este encuentro. La ACG vivió su refundación en la Asamblea celebrada en Cheste (Valencia) en el año 2009, por lo que la de este año, que estaba prevista para 2021 y tuvo que retrasarse a causa de la pandemia, es la cuarta de la actual etapa de la Acción Católica.

En un ambiente festivo y formando una gran familia, los niños, jóvenes y adultos han compartido en clima de sinodalidad qué podemos hacer para salir al mundo y anunciar a Jesucristo, tal como reza el lema, con obras y con palabras. No es posible resumir en una nota de prensa los contenidos, experiencias y vivencias que en estos días se han puesto sobre la mesa; hay que contentarse con dar la noticia y esperar que suscite el interés por una Acción Católica como la actual que, en palabras de los obispos españoles, tiene «la vocación de manifestar la forma habitual apostólica de los “laicos de la diócesis”, como organismo que articula a los laicos de forma estable y asociada en
el dinamismo de la pastoral diocesana».

Particularmente emotivas fueron las celebraciones de la Eucaristía en la basílica de la Sagrada Familia y la de clausura en Santa María del Mar, esta última presidida por el que fuera obispo de nuestra diócesis, el actual cardenal de Barcelona, don Juan José Omella, que estuvo presente en varios momentos del encuentro. En cuanto a las ponencias, cabe resaltar una amplia intervención del dibujante conocido como Fano, en la que, de forma extraordinariamente pedagógica y acomodada a un auditorio tan amplio y heterogéneo, explicó “qué”, “cómo”, “cuándo” y “dónde” anunciar a Jesucristo hoy y siempre.

La Asamblea aprobó los objetivos de la Acción Católica para el próximo cuatrienio, con una batería de iniciativas a llevar a cabo en los ámbitos de espiritualidad, misión, formación y organización por parte de la Asociación en cada una de las diócesis.

La Acción Católica de Barcelona ha agradecido que esta Asamblea se haya realizado en su ciudad y la ha vivido como un fuerte impulso para la vitalidad de la Asociación en su diócesis. Por su parte, los participantes también han agradecido a la ACG de Barcelona la acogida y el trabajo que han realizado para que este encuentro haya podido llevarse a cabo con normalidad, a pesar de las dificultades que suponía la logística de una asistencia tan numerosa.