Los agricultores de Tarazona han festejado la fiesta de su patrón, San Isidro, con la bendición de tractores y con una eucaristía presidida por el obispo de Tarazona, Mons. Vicente Rebollo, en la S.I. Catedral de Tarazona.

A primera hora de la mañana, han salido desde las instalaciones de la Cooperativa Agrícola San Atilano con sus tractores engalanados para recorrer las calles de la ciudad con la imagen del santo presidiendo la comitiva. En la Pza. del Puerto de San Miguel, los tractores han sido bendecidos por el párroco, don Luis Zardoya. A las 12.30 ha tenido lugar la eucaristía que ha estado presidida por el obispo y concelebrada por el deán de la Catedral, don Ignacio Tomás, y por el canónigo don Luis Zardoya.

Don Vicente les ha dicho a los agricultores que San Isidro fue «un hombre de fe y de esperanza, profundamente creyente, que demostró que se podía compaginar oración y trabajo y que se apoyaba en Dios». Asimismo, ha definido a los trabajadores del campo como «hombres de esperanza» y ha añadido que «la esperanza nos lleva a transformar el mundo, a ayudar a los demás. Ojalá lo viváis así para que os ayude a ser buenos compañeros solidarios entre vosotros«.

El prelado también ha hecho referencia a los problemas que tiene el campo, a su dependencia a veces, no solo de la climatología, si no de las políticas y del mercado que impone precios injustos. «No es fácil. Este año ha habido manifestaciones para reclamar mejoras. Ojalá den fruto. Os animo a que confiéis en vuestro trabajo y que estéis orgullosos de lo que sois porque merece la pena«.

Don Vicente ha aludido a la carta de los obispos aragoneses publicada en la hoja diocesana el pasado domingo, 12 de mayo, con motivo precisamente de San Isidro. En ella, los prelados recuerdan los valores que el mundo rural aporta a la sociedad: un estilo de vida menos estresante, solidaridad entre vecinos, contacto con la naturaleza y una vida auténtica y saludable. Aspectos enriquecen la espiritualidad y la religiosidad de nuestras comunidades.

La imagen de San Isidro ha presidido la celebración a la que han acudido los agricultores de Tarazona.