Las ramas de olivo y las palmas vuelven a llenar las calles el Domingo de Ramos

Las ramas de olivo y las palmas volvieron a llenar las calles e iglesias de muchas localidades de nuestra diócesis por la celebración del Domingo de Ramos, dando comienzo a la Semana Santa.

El obispo de Tarazona, Mons. Eusebio Hernández Sola, participó en la Bendición de Ramos que tuvo lugar en la Iglesia de San Francisco de Tarazona, que concitó a una gran número de personas que quisieron que sus ramos fueran bendecidos por D. Eusebio. Después se celebró la procesión de Domingo de Ramos, en la que participó, además del obispo la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén.

Tras la procesión que contó con muchos participantes con sus ramos de olivo, la S.I Catedral acogió la tradicional eucaristía que estuvo presidida por D. Eusebio.

En su homilia, el obispo incidió en el excesivo ruido exterior que nos impide escuchar la voz de Jesús, en la facilidad que todos tenemos para juzgar pero “¿quién no ha pecado alguna vez?”. También señaló que las lecturas de la eucaristía de Domingo de Ramos nos preparan para los días que viene,  resaltó que las palmas y los ramos de olivo son expresiones de alegría y finalizó recordando que el Amor, el que llevó a Jesús a la cruz, es la clave de toda nuestra existencia.