El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón y el Grupo Empresarial Gráficas Barbastro-Monzón han presentado esta mañana su Calendario 2024, una joya para coleccionista que en su tercera edición se centra en la devoción mariana de la diócesis y recoge 14 de las advocaciones más populares en Barbastro-Monzón. «Esta diócesis lleva a gala la M de María en su marca, junto a misionera, martirial y milenaria. Por eso hemos querido que un proyecto evangelizador fuera el de la Madre, porque a Jesús se llega por la Madre», ha señalado el obispo, Ángel Pérez, que no ha escatimado felicitaciones para el trabajo del Museo y de Gráficas.

Tras las ediciones de 2022, protagonizada por una selección de las obras expuestas en el Museo, y la del año 2023, dedicada al patrimonio arquitectónico y ligado a visitas guiadas a los monumentos, el calendario de sobremesa del año venidero se centra en la Virgen María. Lo preside la imagen en plata barroca de la Virgen del Pueyo y en su interior se ha dispuesto una página especial dedicada a la Virgen del Romeral, dada la diversidad de su culto en Monzón, Binéfar y Puy de Cinca. Además, cada uno de los meses presenta una imagen mariana y otra del santuario o templo donde se halla. «La importancia del culto a la Virgen es milenaria y así lo recogen historiadores como el padre Faci», ha indicado la subdirectora del Museo, María Puértolas.

Precisamente la vigencia de esa devoción está detrás de la colección de rosarios y pulseras en plata de primera ley con piedras naturales, realizada por el taller artesano Cuarzos de Huesca, y que hoy se ha presentado ligada a las imágenes del calendario. Los beneficios de esta iniciativa se destinarán al taller de restauración del Museo para conservar imágenes de la Virgen María. En la actualidad, señaló Puértolas, se está restaurando una talla en piedra del siglo XIII de la Virgen de Chalamera.

Miguel Hecho, en representación de Gráficas Barbastro, destacó las mejoras en el diseño del calendario para garantizar su accesibilidad para todos: «Hemos querido darle protagonismo al calendario propiamente dicho para sacar un mayor tamaño de letra, pensando en aquellos que, como nosotros, lidian con la presbicia al hacernos mayores», ha explicado con humor. Además, ha detallado que el calendario estará disponible tanto en el museo como en las instalaciones de Gráficas Barbastro y Monzón, de forma gratuita. Vista la demanda de las dos ediciones anteriores, han iniciado la producción con mil unidades pero ya se planea aumentar la distribución para satisfacer la demanda. Para obtener más información sobre el calendario 2024 y su disponibilidad, se invita al público a contactar tanto con el Museo Diocesano como con Gráficas Barbastro-Monzón.