La ternura de cada día

“La Navidad era la época preferida de mi madre, creo que porque en este tiempo no se mira mal eso de querer a los demás”.

Me llamó la atención esta frase. Me la sirvieron en la revista VIDA NUEVA en el pasado mes de diciembre. Simplemente me sorprendió. Y me puse a pensar en ella o con ella.

¿Será verdad que en el resto del año no se ve con buenos ojos querer a los demás?

¿Será verdad que no está de moda querer a los otros?

¿Sera verdad que la ternura no vive en nuestra sociedad en la que hay que ser fuertes para vivir?

¿Será verdad que para muchos la ternura es cosa de débiles?

No lo puedo creer. No lo quiero aceptar. No sólo porque necesitamos querernos para poder vivir como seres humanos. Sino porque realmente existe el querer, la ternura sencilla de cada día. La del amigo, de la esposa, del esposo, de los hijos, de los padres, de los buenos vecinos, de los compañeros…

Es esa ternura que no es noticia. Porque es el milagro de cada día.

La noticia, ya lo sabemos, son las guerras, los conflictos, los asesinatos, el morbo, los chismes…

También es noticia la ternura mediática, artificial, de figuras famosas con sus respectivas fotos de solidaridad impostada, pasajera.

Pero el querer sencillo y heroico, la ternura humilde y entregada, es la base amplia, inmensa, de nuestro mundo. En el que podemos seguir viviendo por la ternura escondida, pero eficaz, de tantos y tantos que se quieren y quieren a los demás. También a los desconocidos con los que se encuentran.

Ese querer y esa ternura que se vive a pie de calle, por donde caminamos y vivimos la inmensa mayoría de los seres humanos.

Cada gesto cariñoso, acogedor, tierno, de cada uno de nosotros hace un poco más habitable, más amigable nuestro mundo.

¿Nos lo creemos? Esa es la condición: creerlo

Sólo así la Navidad  dejará de ser ese tiempo en el que no se mira mal eso de querer a los demás. Un objetivo posible, sin duda, para cada uno en particular y para las comunidades en las que estamos escribiendo nuestra historia cada día.

VOLVER «A PIE DE CALLE»