Homilia «A pie de calle»

Por su sencillez.
Por encarnada en la realidad. En hechos concretos vividos en comunidad.
Porque manifiesta cercanía y cariño.
Por su acción de gracias proclamada y sentida.
Porque se palpa humanidad.
Porque valora la compañía y el hacer juntos.
Por los detalles recordados.
Por la generosidad alabada, valorada.
Por las personas valoradas y sus trabajos reconocidos.
Porque palpita vida en un ambiente sencillo y de trabajos escondidos.
Porque sugiere y confirma que se puede vivir en familia ampliada o que la familia se ensancha cuando se trabaja unidos y en armonía con los otros.
Porque no olvida “perder la paciencia y luego pedir perdón”.
Porque acoge y reconoce el bien que se reparte en el día a día del trabajo y la convivencia.
Porque ve la mano de Dios en todo lo que sucede y que no nos deja solos.
Porque comunica esperanza y gozo profundos.
Por muchos más detalles que tú puedes encontrar en este bello texto.

Porque enumera y valora, con un corazón agradecido, cosas sencillas que hacen gentes sencillas en ambientes sencillos y que están cambiando el mundo al hacerlo más habitable, por eso os ofrezco esta homilía del Papa Francisco del 14 de febrero de este año en la Capilla de Santa Marta. Ojalá disfrutes con su lectura reposada.

“El calor de esta Casa de Santa Marta, de esta gran familia hecha de personas que nos acompañan, que cada día trabajan aquí, con entrega y cariño, que ayudan si una compañera está enferma, sienten tristeza si uno de ellos se va… Rostros, sonrisas, saludos: semillas que se echan en el corazón de cada uno. Es lo que sentimos hoy con la jubilación de Patricia (empleada de Santa Marta).

Por eso quería hablar de la familia, pero no solo de papá, mamá, hermanos, tíos y abuelos, sino de la amplia familia de los que nos acompañan durante algún tiempo de nuestra vida. Hoy, después de 40 años de trabajo, Patricia se jubila; una presencia familiar en la que detenerse. Y esto nos sentará bien a todos los que vivimos aquí: pensar en esta familia que nos acompaña; y a todos los que no vivís aquí: pensar en tanta gente que os acompaña en el camino de la vida: vecinos, amigos, compañeros de trabajo, de estudio… No estamos solos. El Señor nos quiere como pueblo, nos quiere en compañía; no nos quiere egoístas: el egoísmo es un pecado.

Recuerdo la generosidad de tantas compañeras de trabajo que han cuidado de quien se ha enfermado. Detrás de cada nombre hay una presencia, una historia, una permanencia breve que ha dejado huella. Una familiaridad que ha encontrado sitio en el corazón del Papa. Pienso en Luisa, pienso en Cristina, en la “abuela” de la casa, sor María, que entró a trabajar joven y aquí decidió consagrarse. Y al recordar a esta amplia familia, que es la mía, me vienen a la cabeza las que ya no están: Miriam, que se fue con su hijo; Elvira, que fue un ejemplo de lucha por la vida, hasta el final. Y luego otros muchos que se han jubilado o han ido a trabajar a otro sitio. Presencias que han hecho bien y que a veces cuesta dejar.

Hoy nos vendrá bien a todos pensar en la gente que nos ha acompañado en el camino de la vida, como agradecimiento, y también como un gesto de gratitud a Dios. ¡Gracias, Señor, por no habernos dejado solos! Es verdad, siempre hay problemas, y donde hay gente hay chismorreos. También aquí dentro. Se reza y se murmura, ambas cosas. Y también, algunas veces, se peca contra la caridad.

Pecar, perder la paciencia y luego pedir perdón. Así se hace en la familia. Yo querría agradecer la paciencia de las personas que nos acompañan, y pedir perdón por nuestras faltas. Hoy es un día para agradecer y pedir perdón, de corazón, cada uno de nosotros, a las personas que nos acompañan en la vida, un trozo de la vida o toda la vida… Y quería aprovechar esta despedida de Patricia para hacer con vosotros un acto de memoria, de agradecimiento, y también de perdón a las personas que nos acompañan. Que cada uno lo haga con las personas que habitualmente le acompañan. Y a los que trabajan aquí en casa, un gracias grande, grande, grande. Y a ella, Patricia, que empiece esta segunda parte de la vida, ¡otros 40 años!

Unir fe y vida. Celebración engarzada a la vida. Vida dentro de la celebración. Del modo más sencillo, pero que necesita ser vivido para poder ser expresado. La vida a pie de calle también necesita ser celebrada. De lo pequeño está hecha la vida de la inmensa mayoría de nosotros. Y en lo sencillo a pie de calle es donde parece que se encuentra más a gusto el Señor.