El proyecto de comuniones de este año ayuda a niños de Tierra Santa

Desde la Delegación Diocesana de Misiones de Teruel y Albarracín quieren invitar a los niños y niñas de primera comunión a colaborar en un proyecto solidario donde los principales destinatarios son los niños y jóvenes.

Este año quieren ser constructores de paz; como sabéis algunos niños están sufriendo muy gravemente las consecuencias de la guerra y no tienen lo necesario para vivir una infancia digna y feliz.

Por todo esto nos trasladan a Belén, a pocos metros de la basílica de la Natividad, el lugar donde nació nuestro mejor amigo Jesús, y han encontrado una casa de acogida diurna y residencial para niños y adolescentes procedentes de entornos sociales y económicos difíciles. En la casa se ofrecen diversas actividades para ayudar a los más pequeños.

La Casa Franciscana del Niño de Belén fue inaugurada en el año 2007, por la Orden Franciscana en Tierra Santa. Acoge a chicos que viven en la casa, mientras que otros asisten desde que salen de la escuela hasta la noche para realizar actividades y apoyo en sus necesidades y después vuelven con sus familias. Se les ofrece la ayuda y el apoyo que difícilmente pueden encontrar en la sociedad o incluso en sus mismas familias, en las que muchas veces son abandonados. Estas situaciones actualmente están agravadas por las consecuencias de la guerra que les toca vivir tan de cerca.

Desde la Delegación Diocesana de Misiones quieren colaborar económicamente para unas becas de estos niños de Belén. Para ello necesitan esta colaboración y así poder hacer realidad este proyecto que seguro alegrará la vida de muchos niños necesitados de lo más esencial.

La Delegación de Misiones contactó, para este proyecto, con la Comisaria de Tierra Santa de los Franciscanos que está en Madrid, el proyecto está destinado a Tierra Santa donde tenemos un misionero de nuestra diócesis, Jose María Falo Espes.