El Arciprestazgo de Calatayud ha realizado el fin de semana del 16 y 17 de julio su tradicional peregrinación a Ntra. Sra, de Lourdes, que este año ha cumplido su XXVIII edición. Esta es la crónica del viaje.

Este año teníamos ganas de volver a ver a la Virgen de Lourdes después de dos años de pandemia.
El grupo ha estado formado en esta ocasión por 54 personas, muchos de ellos han repetido de otros años.

El sábado 16 de julio, participamos en la adoración de la Eucarística en la Basílica de San Pío X. Este año debido al fuerte calor que hacía se suspendió la procesión de enfermos con el Santísimo Misterio.


Por la noche participamos en el rezo del Santo Rosario con antorchas y hubo también tiempo para la celebración individual para el Sacramento de la penitencia y tuvimos la oportunidad de visitar la casa de Santa Bernadette.



Al día siguiente, domingo 17 de julio, hicimos el recorrido del Vía-Crucis meditando sus estaciones, este año con una petición especial POR LA PAZ EN EL MUNDO, para acabar con la misa del grupo en la Cripta, donde recordamos
las intenciones por los enfermos que conocemos. A la vuelta a casa, visitamos las GRUTAS DE BETHARRAM.

Ha sido una peregrinación que nos ha confortado y ya tenemos ganas de volverla a realizar el próximo año.