Domingo 18, tiempo ordinario: 31 de julio de 2022

Guardaos de toda clase de codicia.

INTRODUCCIÓN

En el camino a Jerusalén han ido apareciendo estos temas:

  1. Amor concreto al hermano (Buen Samaritanao)
  2.  Escucha de la Palabra. (María a los pies de Jesús)
  3.  Oración. Padre Nuestro.

En este domingo, un STOP. ¡Cuidado con la riqueza! No se trata del dinero necesario para vivir y sacar la familia adelante con su trabajo honesto. Se trata de la “riqueza” de ese dinero acumulado que no necesito y donde tengo puesto mi corazón. Y ¿qué pasa entonces?

LECTURAS BÍBLICAS

1ª lectura: Ecl: 1,2; 2,21-23.                 2ª lectura: Col. 3,1-5.9-11.

EVANGELIO

Lc. 12,13-21.

Porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir». Entonces le dijo uno de la gente: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia». Él le dijo: «Hombre, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre vosotros?». Y les dijo: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes». Y les propuso una parábola: «Las tierras de un hombre rico produjeron una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos, diciéndose: “¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha”. Y se dijo: “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el trigo y mis bienes. Y entonces me diré a mí mismo: alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea alegremente”. Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a reclamar el alma, y ¿de quién será lo que has preparado?”. Así es el que atesora para sí y no es rico ante Dios»

REFLEXIÓN

1.- LA RIQUEZA ME DESPERSONALIZA. Si caemos en la cuenta, ese rico que ha tenido una gran cosecha no habla con nadie; sólo habla consigo mismo: ¿Qué haré? Ya sé qué haré: “construiré grandes graneros”, “Diré a mi alma”: tienes bienes para muchos años. Come, bebe, banquetea… Allí no aparecen ni su esposa, ni sus hijos, ni sus padres, ni sus amigos. Sólo él y su alma. Cuando uno habla solo,        solemos decir: éste anda mal del tejado. Por lo demás, si la persona está hecha para el diálogo, la conversación, la comunicación…aquí tenemos a un hombre disminuido, discapacitado. Un hombre que no era hombre.Es verdad que sabe agrandar sus graneros, pero no sabe ensanchar el horizonte de su vida. Acrecienta su riqueza, pero empequeñece y empobrece su vida. Acumula bienes, pero no conoce la amistad, el amor generoso, la alegría ni la solidaridad. No sabe dar ni compartir, sólo acaparar. ¿Qué hay de humano en esta vida? El evangelio NOS HABLA DE LA CURACIÓN PROGRESIVA DE UN CIEGO. ¿Qué ves?  Veo hombres como árboles que andan. Vida meramente vegetativa. Ni siquiera vida animal porque los árboles no sienten. “Engarza en oro las alas del pájaro y ya no podrá nunca volar al cielo”. (R. Tagore).

2.- LA RIQUEZA ME ENTONTECE. La palabra clave para entender esta parábola es «Necio«. Del latín «nescio», que significa literalmente: «no sé». Necio es el que no sabe qué hacer con su vida. Le han dado posibilidades, talentos, tesoros para negociar y ser cada día más persona: crecer, madurar, realizarse; pero como es un ignorante, malogra su vida, entierra sus talentos, vive superficialmente atrapado por el “tener” “poseer” “acumular” sin caer en la cuenta de que su vida tiene fecha de caducidad y, en cualquier momento, se la pueden quitar. Esto es una parábola. Es lo que le ocurrió a un hombre del siglo primero y lo que nos sigue ocurriendo también a los del s. XXI. Sabemos que tenemos que morir, pero no nos lo creemos y somos los eternos ignorantes. Lo decía muy bien el poeta: “El hombre está entregado al sueño, de su suerte no cuidando, y con paso callado, el cielo vueltas dando, las horas del vivir le va hurtando” (Fray Luis de León) Sensación de vacío, de frustración, de haber perdido el tiempo, de haber sido robado.

3.- LA RIQUEZA ME ENVILECE. Cuantas vilezas y miserias con el afán de dinero. Pensemos en la droga, en la trata de mujeres etc. Pensemos en los políticos: de uno y otro bando: Nos parecían buenas personas, pusimos la confianza en ellos. Después hemos descubierto que eran unos corruptos. Algunos están en la cárcel. Pensemos en las familias. Los padres toda la vida trabajando por sus hijos. Llega la muerte y en el reparto de la herencia vienen las rupturas. Pensemos en los ancianos en la residencia. Me decía la madre de una casa de las hermanitas de ancianos desamparados: “No los vienen a ver en vida, pero cuando mueren acuden todos preguntando por las cartillas”. Sólo les interesa eso. ¿No es esto una vileza y una miseria?

PREGUNTAS

1.- ¿Acaso cuando he tenido más dinero he sido mejor persona?

2.- Hacerme pronto rico, aunque sin escrúpulos, ¿A ello llamo ser listo?

3.- El considerable aumento en las cuentas bancarias, ¿me ha llevado a un crecimiento correlativo en personalidad, dignidad, responsabilidad?

Este evangelio, en verso, suena así

Señor, sin ningún tapujo,

calificas de «insensatos»

a los que dan al dinero

un valor exagerado.

Ante el ‘culto a las riquezas»,

vosotros, tened cuidado.

Ya dice vuestro refrán:

«La avaricia rompe el saco».

Es triste, pero real

el contemplar a diario

que el reparto de la herencia

rompe la unión entre hermanos.

Ese hombre rico avariento

es nuestro puro retrato.

Es «tener, tener, tener»

nuestro sueño equivocado.

Ignoramos que la muerte

ronda siempre a nuestro lado,

que cualquier ladrón nos quita

la suerte de nuestras manos.

Tú nos invitas, Señor,

a descubrir otros «campos»,

que nos dan buenas cosechas

de paz y amor solidario.

Que, en tus graneros, Señor,

almacenemos el grano.

Es ser ricos ante Ti,

el más precioso regalo.

(Compuso estos versos José Javier Pérez Benedí)

ORACIÓN POR LA PAZ.

Señor Jesús, ten piedad de nosotros y concédenos la paz y la unidad, no permitas que nos soltemos de tus manos y danos un corazón capaz de amar como tú nos amas. María Madre nuestra, auxílianos en estas difíciles horas de la tribulación, se nuestra fuerza y consuelo. Cúbrenos con tu manto y que la sangre de tu bendito Hijo nos proteja de todo mal.

PDF: https://app.box.com/s/o8r32uwi3dec4w4n9y5nplq2qyy92uqc