El obispo responsable de la Pastoral del Trabajo, Mons. Abilio Martínez Varea, y el director de este departamento, Antonio Javier Aranda López, firman un comunicado con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebra hoy domingo, día 28 de abril. «Comprometidos por la defensa de la vida en el trabajo, nos sentimos llamados a acompañar a las víctimas» es el título que encabeza este escrito.

En el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Comprometidos por la defensa de la vida en el trabajo,
nos sentimos llamados a acompañar a las víctimas

Durante mucho tiempo venimos constatando cómo perdemos, cada día, entre dos y tres vidas en el trabajo. Cierto es, y nos alegramos por ello, que en 2023 hemos experimentado un descenso de estas negras cifras. Sin embargo, sigue resultando aterradora la cifra de 721 personas que perdieron la vida a causa de su trabajo.[1]

Más allá de las estadísticas, nos preocupa la extensión tan amplia de la falta de salud laboral y, sobre todo, las devastadoras consecuencias que ésta tiene en la vida de las personas trabajadoras y sus familias.

No son números, son personas

La vida con mayúsculas se juega hoy día, también, en los puestos de trabajo de nuestras empresas. El Papa Francisco nos recuerda que “no son números, son personas”[2]

Los números nos ayudan a apreciar la magnitud del problema al que nos enfrentamos, pero esto no nos puede hacer olvidar que hablamos de personas, de seres únicos. Cuando nos acercarnos a la víctima de un accidente laboral lo primero que nos recuerda es el dolor y la soledad con la que se tienen que enfrentar a esta situación y nos hace constatar la tragedia personal y familiar que hay detrás de cada accidente.

El cuidado de la vida humana pasa por erradicar esta tragedia, por identificar sus causas profundas y empeñarse en eliminarlas desde todos los ángulos posibles. Nos va la vida en ello.

No podemos olvidar que hay personas que sufren secuelas físicas y psíquicas que les acompañarán ya toda su vida. Familias que se rompen tras la pérdida de uno de sus miembros, o el golpe repentino de una discapacidad, una incapacidad laboral de mayor o menor grado… en definitiva, por el sufrimiento de un mal sobrevenido en sus vidas por el simple hecho de salir a la calle cada mañana a ganarse la vida.

Firmemente comprometidos con esta causa

Como Iglesia, ante el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, hacemos un llamamiento para promover la defensa de la vida en el trabajo: denunciando la pérdida de salud y de vidas, creando conciencia en la sociedad y en nuestras comunidades eclesiales, acompañando a las víctimas en el dolor y apoyando sus justas reivindicaciones.

Madrid, a 22 de abril de 2024

Departamento de Pastoral del Trabajo de la Conferencia Episcopal Española

Mons. Abilio Martínez Varea, obispo de Osma Soria y responsable de la Pastoral del Trabajo

D. Antonio Javier Aranda López, director del Departamento de Pastoral del Trabajo


[1] Ministerio de Trabajo y Economía Social. Estadística oficial de accidentes de trabajo (Avance enero-diciembre 2023)

[2] Discurso del Papa Francisco a la ANCE (enero-2022)