Un sencillo punto de encuentro, una estancia en la que poder orar en tranquilidad, un espacio bello y minimalista para poder encontrarte con Dios… así podríamos describir la capilla que ayer se inauguró en el Obispado de Teruel.

El acto de bendición comenzó con la lectura dramatizada del cuento de Antonio García Barbeito “el día que Jesús no quería nacer”,  una obra navideña perfectamente interpretada por un grupo amplio de fieles y amigos miembros de nuestra comunidad diocesana.

Tras la lectura el Sr. Obispo, don Antonio Gómez, explicó la idea que tenía de crear este espacio de oración, precisamente en este año en el que destacamos que “somos comunidad orante”, y cómo diseñó la estancia al final del pasillo de oficinas para crear la capilla. Agradeció también a todos los colaboradores que le han ayudado en el proyecto: Luis, Pilara, Fran y Rubén, sin olvidar tampoco a Belén, carpinteros, escayolistas…

En oración y en silencio nos dispusimos para poder visitar la bella capilla, al ser un espacio limitado se tuvo que hacer en grupos. Una bonita iniciativa de nuestro Obispo que nos proporciona un espacio confortable para la oración.