Alicia Esparza: «Manos Unidas sigue siendo más necesaria que nunca»

Las parroquias de toda España celebran este domingo, 11 de febrero, la Jornada Nacional de Manos Unidas. Bajo el lema «El Efecto Ser Humano» se nos invita a reflexionar sobre la huella que dejamos en el planeta y cómo esta afecta a los pueblos más desfavorecidos. Iglesia en Aragón ha entrevistado con este motivo a Alicia Esparza, delegada de Manos Unidas en Teruel y miembro de la Comisión Permanente desde el pasado mes de octubre. 

Existen millones de especies, pero solo una puede cambiar lo que sucede al otro lado del planeta: la especie humana. Todas las acciones nocivas contra el planeta tienen un efecto directo en las poblaciones vulnerables que viven de la tierra, incrementando la pobreza, el hambre y la desigualdad. A pesar de ello, desde Manos Unidas, insisten en que somos la única especie capaz de revertir ese mismo efecto. Lo han llamado «El Efecto Ser Humano». Por eso este 2024 nos proponen un gran reto: alcanzar un planeta sostenible, sin pobreza, sin hambre ni desigualdad.

¿Por qué sigue siendo necesaria Manos Unidas?

No sólo es necesaria, es que, desgraciadamente, cada día lo es más. El hambre es una realidad que crece. Es nuestra campaña número 65 y Naciones Unidas aportaba este dato este pasado verano: 735 millones de personas mueren actualmente al año por falta de alimentos.  Eso es una barbaridad. No se puede permitir. Porque eso nos está diciendo que hay desigualdad, que hay injusticia y que no estamos tratando con dignidad a muchas personas.

¿Cómo es posible que hayamos ido hacia atrás en este sentido? 

Bueno, vamos hacia atrás porque estamos en un mundo en el que se prima la búsqueda de la rentabilidad, de la riqueza, pasando por encima de las personas que están en condiciones infrahumanas. No todos contaminamos igual y, sin embargo, las consecuencias recaen sobre los que menos contaminan: el 10% de la población más rica consume alrededor del 39% de toda la energía que se produce en el mundo, mientras el 10% más pobre solo un 2%. 

¿Qué podemos hacer?

Desde Manos Unidas, urgimos al compromiso personal con los denominados «descartados climáticos», y reclamamos una implicación de la política global en la lucha contra el cambio climático que, para ser justa, debe centrarse en los más vulnerables. Como dice el papa Francisco, «se necesita una acción urgente, valiente y responsable».

Alicia Esparza en la presentación de la campaña de este año

Este año la campaña tiene como lema “El Efecto Ser Humano”. Cuéntanos un poco qué significa eso del efecto “ser humano”. 

El efecto “ser humano», de momento, ha conseguido el primer objetivo que se perseguía, que es llamar la atención, porque uno dice, ¿qué será eso del efecto “ser humano”? 

Bueno, pues es una llamada de atención al cuidado del planeta. El cuidado del planeta, en el cual, como decía antes, los que más sufren las sequías, los desastres naturales, son los pueblos más pobres de la tierra. Y el ser humano tiene la capacidad, la inteligencia, los recursos para revertir esta tendencia. Todos podemos colaborar en la medida de nuestras posibilidades, desde pequeños gestos como evitar el consumo excesivo de luz o combustible. Todos podemos reducir la huella que  dejamos en el medio ambiente.

¿Qué es «La Hora del Hambre»?

Junto a las «Cenas del Hambre», ofrecemos «La Hora del Hambre», para tomar conciencia del efecto «ser humano»

En «La Hora del Hambre», cada persona, familia o grupo detiene su actividad cotidiana para centrar su mente y su corazón en tomar conciencia del inmenso drama que significa la desigualdad para millones de personas.


Rueda de prensa de Manos Unidas, con motivo del lanzamiento de la Campaña 2024 «El efecto ser humano».

https://www.youtube.com/live/FmpZ3bjOJnU?si=jm-ApFwEyt5QkvlO