pEUHNUxt1Bo

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, cumple cincuenta años de ministerio sacerdotal. Con este motivo, el Arzobispado ha querido rendirle homenaje con un reportaje en el que don Vicente nos cuenta cómo es su vida en el día a día, fuera de las grandes celebraciones y eventos de la vida de la Iglesia: su misa diaria en soledad y su oración, su amor por la poesía, sus paseos por las calles y plazas de Zaragoza, su espíritu deportivo, su cercanía al tratar con las personas. Todo, en continuidad con sus orígenes.

El reportaje ha sido visualizado en su versión reducida y completa en el salón de actos de la Casa de la Iglesia ante don Vicente y los trabajadores. Una vez concluido este acto homenaje ha tenido lugar una eucaristía de acción de gracias en la que don Vicente ha remarcado sentirse “sobrecogido por tanta gracia de Dios derramada en mi vida y por tantas muestras de amistad, estima y cercanía del pueblo fiel”.

Asimismo, el arzobispo ha señalado que “el mismo Señor, después de siete años de pastoreo en Santander (2007-2014), me ha guiado a la archidiócesis de Zaragoza (…) en la que la presencia de la Virgen del Pilar lo llena todo. Realizo ahora mi ministerio entre vosotros cobijado bajo su manto y abrazado a su pilar. Ella es para mí guía en el camino, columna para la esperanza, luz para la vida”.