Ayer 2 de mayo finalizó el Encuentro Internacional de Párrocos por el Sínodo, en Roma en el que el papa Francisco ha recibido a los 200 párrocos de todo el mundo que han participado en el mismo. Les ha invitado a que sean a su regreso misioneros de sinodalidad con sus hermanos párrocos. Por España han ido de tres procedencias: urbana, rural y de una barriada marginal. 

Entre otras cosas, se ha propuesto el perfil del párroco sinodal, “insertado y comunitario” y no “desgajado e individualista” y se han valorado las parroquias como “laboratorios de sinodalidad”. El papa, al concluir el encuentro, ha dirigido una carta a todos los párrocos del mundo en la que expone que la Iglesia necesita de su compromiso y servicio: “Si las parroquias no son sinodales y misioneras, tampoco lo será la iglesia”. Y les ha recomendado vivir los carismas, el discernimiento comunitario y la fraternidad sacerdotal.

Por otro lado, mañana sábado 4 de mayo, tendrá lugar la Asamblea Sinodal de la Conferencia Episcopal Española en Madrid. A esta asamblea han sido invitados los referentes sinodales de todas las diócesis, los tres párrocos más arriba mencionados, los padres y madres sinodales y los obispos que puedan asistir. Por parte de la archidiócesis de Zaragoza van a acudir el arzobispo D. Carlos Escribano y el laico y coordinador del equipo sinodal Angel Lorente.

En la asamblea se presentará el trabajo “Hacia octubre de 2024”, realizado en las diócesis, de enero a abril, por parte de los grupos sinodales, así como la síntesis nacional. También se comunicarán experiencias: el testimonio de uno de esos tres párrocos, algunas buenas experiencias sinodales en diócesis y parroquias y el Sínodo digital. Después se continuará con las resonancias de lo vivido y escuchado en la jornada, para concluir con una eucaristía presidida por Mons. Luis Arguello y con un aperitivo/comida.

La síntesis diocesana así como la nacional se publicarán las dos a la vez a partir del lunes por los canales oficiales de la Archidiócesis. En Zaragoza en la fase sinodal universal han participado 63 grupos (frente a 69 en la fase continental), la mayoría parroquiales, además de 8 asociaciones laicales, 2 grupos de sacerdotes, 3 de seminaristas, 1 grupo de jóvenes (mujeres), 2 comunidades de religiosas, 6 delegaciones episcopales y otras entidades. El consejo presbiteral y el consejo diocesano de pastoral también han hecho sus aportaciones. Además, se han enviado dos experiencias sinodales realizadas una de ellas en la Unidad Pastoral de Ejea y otra en el trabajo conjunto de los consejos presbiteral y pastoral de la diócesis. 

Tanto los grupos sinodales como dichos consejos eligieron como prioridades de entre los 20 capítulos del Informe de síntesis de Roma: el tema 9, sobre la vida y la misión de la mujer en la iglesia, el más elegido; seguido del tema 16, Iglesia que escucha y acompaña y el tema 8, la Iglesia es misión. Otros temas elegidos en segundo lugar por los grupos sinodales han sido: nº 10, la vida consagrada y las asociaciones laicales, un signo carismático; el nº 11, diáconos y presbíteros en una Iglesia sinodal y el nº 18, organismos de participación.