Los sacerdotes de la Diócesis de Tarazona han reconocido hoy la labor de sus hermanos presbíteros D. Cirilo Ortín y D. José Luis Sofín por sus años dedicados al Archivo diocesano y al Seminario Menor, respectivamente, en la celebración de San Juan de Ávila, patrón del clero secular español. Este año se ha realizado este acto debido a que no había ningún aniversario de bodas de oro o de plata sacerdotales.

Además del agradecimiento, ha habido una charla sobre el Jubileo 2025, a cargo del Director del Secretariado para el Jubileo 2025 de la Conferencia Episcopal Española (CEE), D. Francisco J. Romero, en la que ha explicado en qué va a consistir el Año Santo, el significado del lema y del logo, los eventos que van a tener lugar, su importancia en la vida de todos los cristianos y en la implicación de las diócesis y los sacerdotes.

Tras un breve coloquio entre el ponente y los sacerdotes, se ha hecho entrega de unas imágenes de la Catedral a D. Cirilo y a D. José Luis quienes han agradecido el reconocimiento. Previamente, los sacerdotes D. Jesús Vicente Bueno y D. Juan Manuel Melendo han hablado sobre los homenajeados recordando su trayectoria en sus cometidos como archivero diocesano y como rector del Seminario Menor, respectivamente.

Como cada año, se ha celebrado una Eucaristía en honor a San Juan de Ávila, que ha estado presidida por el obispo de la Diócesis de Tarazona, Mons. Vicente Rebollo, en la que ha participado el obispo emérito, Mons. Eusebio Hernández Sola, y los sacerdotes diocesanos.

D. Vicente ha calificado a San Juan de Ávila como «maestro que nos transmite vida y nos ayuda en el sacerdocio» y, por ello, se le celebra de manera especial. El prelado ha recordado que este santo tenía fama de «buen predicador», de saber transmitir la Palabra y ha expresado su deseo de que todos los sacerdotes sean «maestros en transmitirla, valoremos el momento de la predicación y la interioricemos». Asimismo ha pedido a todos los presentes que dejen «actuar al Espíritu» y permitan que les guíe.