Los sacerdotes de la Diócesis de Tarazona, encabezados por su obispo, Mons. Vicente Rebollo, realizaron la excursión fin de curso este año a la diócesis de Barbastro-Monzón. «Una diócesis martirial», tal y como la calificó don Vicente en la homilía de la eucaristía celebrada y presidida por él en la Catedral de Barbastro.

Los sacerdotes pudieron disfrutar, además de la Catedral de la Asunción, del Museo Diocesano y del Museo de los Mártires Claretianos.

Fue una jornada fraterna y festiva en la que disfrutaron de la belleza de todo lo que contemplaron y se sintieron arropados por la acogida del obispo de Barbastro-Monzón, Mons. Ángel Pérez, y del vicario general, don Ángel Noguero. Asimismo quedaron muy contentos con las explicaciones recibidas por los guías del Museo diocesano y el de los Mártires Claretianos.