En la fiesta de la Presentación del Señor, los consagrados de Barbastro-Monzón celebraron la Jornada de la Vida contemplativa, bajo el lema Aquí estoy, Señor, hágase tu voluntad. En esta ocasión, los PP. Misioneros Claretianos ejercieron de anfitriones de este encuentro, que comenzó con una visita guiada al renovado Museo de los Mártires, con las explicaciones de su superior, el padre Carlos Latorre. El claretiano fue revelando los detalles del martirio de los jóvenes mártires, muchos de ellos veinteañeros, cuyos restos descansan en la cripta de la iglesia

Tras el recorrido y observación de alguno de los efectos personales de los beatos, los participantes se reunieron en el hall, donde encendieron sus velas, símbolo de la luz y de su compromiso, que verbalizaron repitiendo el lema de la jornada: «Aquí estoy, Señor, hágase tu voluntad«. A continuación, procesionaron hasta la capilla de la comunidad, donde don Ángel presidió la eucaristía, y oraron en la cripta, ante los restos de los mártires. Con ese doble símbolo, de ofrenda de vida y entrega sacrificial, completaron el significado de una jornada fraterna y de celebración.

El don de la vida consagrada

Catorce instituciones de vida consagrada y sociedades de vida apostólica enriquecen la Diócesis de Barbastro-Monzón. Aportan variados carismas que siempre han sumado al proyecto pastoral diocesano, bien sea con el sacerdocio, la educación, el acompañamiento o la oración: dos congregaciones femeninas y una masculina están consagradas a la vida contemplativa (las Clarisas de Monzón y las Capuchinas y el Instituto del Verbo Encarnado en Barbastro). Las consagradas de vida activa vertebran el territorio: las Carmelitas Teresianas Misioneras están en Graus, las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en Monzón y en Fraga, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, las Siervas de María, la Congregación Apostólica de Marta y María y la Orden de las Vírgenes Consagradas, en Barbastro. A ellas se suman tres congregaciones masculinas: además del IVE, los Misioneros de Barbastro y los Escolapios de Peralta.