La Archidiócesis de Zaragoza ha reunido esta tarde en el salón de actos de la Casa de la Iglesia a la gran mayoría de los patronos de sus fundaciones canónicas. El objetivo ha sido, por un lado, reforzar la idea de que todas son parte de una institución con una misma misión y por otro, poder mostrarles las sesiones formativas que se han estado ofreciendo a los gestores de las fundaciones orientadas a potenciar las habilidades esenciales para líderes enfocados hacia el bien común.

Las fundaciones presentes en este acto han sido la Fundación El Buen Pastor, el Stadium Venecia, el Stadium Casablanca, la Fundación CAI, la Obra Diocesana Santo Domingo de Silos, el Grupo San Valero, Cáritas, la Fundación Mesa Hospitalidad, Acción Social Católica, el Centro de Solidaridad Zaragoza, la Fundación San Eugenio, la Fundación Canónica Centro de Orientación Familiar Juan Pablo II, la Fundación por la Inclusión Social, la Fundación Canónica Centro de Orientación Familiar, la Universidad San Jorge, la Fundación Tobías, el Centro FARO y el Patronato Nuestra Señora de los Dolores.

El ecónomo de la Archidiócesis, Joaquín Abellanas, dio la bienvenida a todos los asistentes y les recordó que el propósito del grupo que forman todas las fundaciones, bautizado con el nombre «Bitácora», es que tienen que estar «alineados con la gran misión de la Iglesia que es evangelizar. Tenemos que aprender a gobernar mejor nuestros patronatos, pero sobre todo tenemos que aprender a trabajar todos juntos para crear realidades nuevas que nos unan para que podamos construir juntos».

El arzobispo D. Carlos Escribano agradeció y alabó el gran nivel profesional de todos los patronos dedicados a las diferentes fundaciones. Recordó tambien un encuentro de colegios diocesanos que tuvo lugar recientemente y en el que un ponente habló de la identidad de los colegios diocesanos, que a diferencia de los colegios religiosos que tienen un carisma y un fundador que los aúna y marca un camino concreto, componen una realidad más dispersa. Don Carlos señaló que «lo que nos cuesta en la diócesis es que a pesar de tener el mismo objetivo, siguiendo todos a Jesús, a veces nos cuesta alinearnos». Por eso agradeció la labor del grupo «Bitácora» cuyo propósito es «generar sinergias, unidad, y hacernos capaces de descubrirnos. Este trabajo en común va a fortalecer a toda la Iglesia diocesana, junto con las parroquias y las delegaciones».

Teresa Azcona, economista y responsable del grupo «Bitácora», explicó que desde el principio, cuando empezaron a reunirse hace dos años, tuvieron claro que este grupo era de personas, no de entidades. Respecto al nombre, explicó que la metáfora de la bitácora, el instrumento del barco que permite mantener el rumbo en la navegación les pareció muy apropiado y ajustado al propósito del grupo. Añadió que parte del objetivo de «Bitácora» se ha cumplido con creces ya que en las primeras reuniones muchos de los patronos no se conocían entre sí. Asimismo, hizo un recorrido por todas las actividades realizadas con los gerentes, directores y patronos implicados en la gestión diocesana destinadas a crear esa conciencia de unidad y adquirir y mejorar habilidades para alcanzar esa eficiencia y eficacia necesarias en su día a día. Por último, dio paso a Pilar Labrador y Jesús Sánchez, dos patronos que hablaron en representación de todos los que están asistiendo al itinerario de formación que comenzó en enero de este año y concluirá en abril. Pilar subrayó el hecho de que es muy motivador que «todos trabajamos dentro del ámbito de la Iglesia y con unos valores que no es fácil encontrar por ahí». Jesús Sánchez aseguró que todavía queda mucho camino por recorrer y lanzó la siguiente pregunta: «¿Por qué no generar unas estructuras a través de las que generar más eficacia y más sinergias?».

A continuación, fue el turno de Óscar Corominas, mentor acreditado del MIT Professional Education- tecnológico  de Massachussets-, experto en inteligencia emocional y liderazgo organizacional, abogado y Presidente de Libera tu Talento. También es asesor jurídico en el Parlamento Europeo. Óscar dio un repaso al curso ideado por su consultora «Libera tu talento» para el grupo «Bitácora» con el título «Liderando con propósito: hacia una cultura organizativa de excelencia y servicio». Señaló que nunca había visto en sus cursos un compromiso tan alto por parte los participantes, en este caso, los miembros de los patronatos, y que todos ellos permitieron realizar una gran introspección en los talleres. Asimismo, habló de la necesidad de tener una visión de la misión, de reforzar las habilidades esenciales para líderes enfocados hacia el bien común, así como de identificar ruidos interiores que nos impiden sacar nuestro potencial. Por otro lado, aseguró que en cualquier estructura u organización el principal problema es la comunicación, tanto externa como interna. Y que él ha comprobado que uno se comunica hacia fuera como se comunica a sí mismo. Finalmente, comentó que la humildad y la confiabilidad son dos factores clave para conformar un líder que sabe escuchar a los demás y está atento a sus necesidades.

Después de un descanso, José Manuel Murgoitio, profesor de Derecho Canónico y secretario general de  la Universidad San Jorge (Grupo San Valero), impartió una breve charla sobre «El gobierno de las fundaciones de la Iglesia Católica». José Manuel afirmó que las fundaciones canónicas participan de la misión de la Iglesia como auténticos sujetos eclesiales por medio de una obra social, ya sea educativa, social, cultural, del cuidado, deporte, etc. Respecto a las cualidades que debe reunir el patrono de una fundación canónica señaló que debe ser una persona que asume un servicio a la Iglesia y a la sociedad y que asume la responsabilidad sobre el buen gobierno y transparencia de esa entidad, obligación colegiada de administración leal y prudente.