La obra «Exaltación de la Virgen» ya se puede visitar en el Museo de Arte Sacro de Teruel

El Museo de Arte Sacro de Teruel luce ya restaurada la tabla de la Exaltación de la Virgen María ante la Santísima Trinidad. La directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, Gloria Pérez, el vicario general de la Diócesis de Teruel y Albarracín, Alfonso Belenguer, el delegado de Patrimonio de la Diócesis, Pedro Hernando, y la restauradora Covadonga Menéndez, acompañados por la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, entre otras autoridades, presentaron el pasdado viernes la tabla restaurada en el museo, donde a partir de ahora se podrá contemplar esta excepcional obra recuperada.

La directora general de Patrimonio Cultural, Gloria Pérez, ha destacado que la tabla es una “magnífica” obra y el resultado de su restauración es “de una gran belleza”. Ha defendido, asimismo, que los bienes muebles son “un valor añadido para Aragón” y deben conservarse y protegerse para que los aragoneses “los puedan descubrir y disfrutar”.

La restauradora Covadonga Menéndez ha coincidido en resaltar que la obra “es de una calidad increíble” y ha indicado que “no dudamos en ningún momento que es una tabla flamenca”. “Ha sido un gusto poder realizar esta restauración”, ha manifestado, para detallar que han sido tres meses “largos” de trabajo con esta obra.

Tras el cierre del Convento de las Madres Carmelitas Descalzas de San José y Santa Teresa en Teruel y el traslado de la comunidad de religiosas que lo habitaba desde su fundación en el siglo XVII a otro convento de la misma Orden fuera de Aragón, “las propietarias tuvieron la idea muy acertada de donar las obras muebles que atesoraba el cenobio turolense al Obispado de Teruel y Albarracín”, ha apuntado Gloria Pérez. El Vicario general agradeció a las Madres Carmelitas que hayan donado la obra.

Entre las obras donadas, que fueron depositadas en el Museo de Arte Sacro de Teruel, “está la magnífica tabla”, una pintura al óleo sobre tabla de 104 centímetros de alto por 79,6 de ancho y 2,2 centímetros de grosor, enmarcada, que representa la escena de la Intercesión de la Virgen María ante la Santísima Trinidad o la Exaltación de la Virgen María.

En su parte posterior la tabla conserva una curiosa inscripción que dice lo siguiente: “Este cuadro de la Santísima Trinidad es de mucha valía. El año 1942 lo tasaron en 200.000 pesetas por tanto hay que cuidarlo mucho. Una indigna carmelita descalza de Teruel”. “Esta frase nos indica que la obra tenía una gran importancia”, ha apuntado la directora general.

Pedro Luis Hernando, director del Museo, lamentó que en sus estudios con José Manuel Latorre, doctor de Historia Moderna de la Universidad de Zaragoza, no encontraron ningún tipo de documentación sobre esta tabla que permita conocer su procedencia, aunque lo más probable es fuera una donación de alguna de las religiosas que profesaron en el convento.

Diversos aspectos formales de esta pintura como el magistral uso de la técnica de la veladura, la riqueza de las texturas y los colores o el aspecto melancólico de los rostros de las figuras han motivado que la doctora María del Carmen Lacarra Ducay haya atribuido su autoría a Michel Sittow, pintor de origen báltico (Tallin, 1468/9-1525/6) y formación flamenca que llegó a ser pintor de cámara de Isabel la Católica y del que se conserva muy poca obra documentada, entre la que se encuentra obra de temática religiosa y algunos retratos.

En cualquier caso y al margen de posibles atribuciones, “la calidad y belleza de esta magnífica tabla son innegables”, ha incidido Gloria Pérez. Por ello, se solicitó al Ministerio de Cultura y Deporte la realización de una serie de estudios científico-técnicos de la obra, que fueron llevados a cabo en la sede de la Subdirección General del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) en Madrid en 2022 y que han permitido tener un amplio conocimiento de esta obra antes de su intervención.