«La Iglesia no quiere que esté a su nombre nada que no sea suyo»

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cardenal Juan José Omellaha mantenido este lunes, 24 de enero, un encuentro de trabajo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el que ha entregado al presidente del Gobierno un libro con el análisis que ha realizado la Iglesia sobre el listado de bienes inmatriculados entre 1998-2015 que el Ejecutivo entregó al Congreso.

Algunos titulares han mostrado una versión de lo ocurrido ajena a la realidad. En este sentido, el vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, ha explicado en COPE que «la realidad es que en febrero del año pasado el Gobierno facilitó al Congreso de los Diputados un listado de 35.000 bienes que habían sido inmatriculados durante el periodo del 98 a 2015» por la Iglesia Católica en España. 

Ese listado, según el propio Barriocanal, «ha sido entregado a la Iglesia, que se ha molestado en verificar uno por uno la bondad de esos registros. Es decir, verificar si esos registros están a nombre de la Iglesia de forma correcta. Cuando se ha hecho ese repaso, pues resulta que, por ejemplo, 111 son registros duplicados, 746 se habían registrado antes del periodo, casi 700 bienes estaban comprados, recibidos, por un método distinto a la inmatriculacion».

«Si eso es devolver bienes…», se ha preguntado el vicesecretario de la CEE, quien ha aclarado que la CEE defiende haber revisado un listado en el que «había cosas que no eran nuestras y cosas que no nos constan».

Transparencia

Este informe de la CEE parte del estudio publicado el año pasado en el que el Gobierno de España señaló que las inmatriculaciones de la Iglesia han seguido la legalidad vigente. Hablamos de un conjunto de 35.000 inmuebles, cifra que va en consonancia con el tamaño y la naturaleza de una institución -la Iglesia- que cuenta con casi 40.000 entidades en España. En este sentido, es necesario subrayar cómo estos bienes de la Iglesia están al servicio del bien común a través de las actividades propias de la comunidad cristiana, y que ayudan a construir una sociedad más humana, justa y fraterna. 

Tras la publicación de dicho informe, durante el último año la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha realizado un estudio exhaustivo de verificación de los procesos de inmatriculación de cada uno de los bienes atribuidos a la Iglesia Católica. Tras este estudio, ha sido la propia CEE quien ha informado al Gobierno de que no le consta tener la titularidad de un millar aproximado de bienes en principio adjudicados a la Iglesia.
La Iglesia no quiere que esté a su nombre nada que no sea suyo, de ahí este trabajo ímprobo de revisión y la comunicación de hoy al Gobierno, para realizar los ajustes y regularizaciones que sean necesarias.