El sacerdote Fernando Juste ha estado atendiendo las parroquias de Salas Altas y Salas Bajas desde el año 1983. Han sido 39 años ininterrumpidos de servicio pastoral que el pasado domingo, día 13 de noviembre, agradecieron los feligreses de Salas Altas, como unos días antes lo hicieran los de Salas Bajas.

En la celebración de Salas Altas se hicieron presentes, con palabras de agradecimiento y de referencias personales, varios grupos entre los que no faltaron el de la Virgen de la Candelera y el del Ayuntamiento. Por su parte, Juste recorrió brevemente en la homilía el tiempo de servicio a estas parroquias somontanesas y agradeció a todos las atenciones que con él han tenido todos durante tantos años.

En la celebración estuvieron presentes Ángel Noguero, vicario general del Obispado, y José María Ferrer, compañeros de curso desde los tiempos de sus estudios en el Seminario de Barbastro y corresponsables después, como sacerdotes, en las tareas del servicio a la diócesis. El Obispo, que se encontraba predicando ejercicios espirituales en Jaén, envió una carta elogiando al «cura bueno, profesor solícito, paisano fiel que ha sabido gastarse por los demás a tiempo y a destiempo».

Los cantos de la liturgia corrieron a cargo del grupo de jota de Castejón del Puente. Tras la misa hubo un tiempo largo para compartir y saludarse amigos y conocidos asistentes a esta eucaristía de acción de gracias a Dios con motivo de la jubilación del párroco, Fernando Juste.