¿Por qué estamos aquí? Es la primera pregunta que me gustaría lanzaros y que podemos respondernos cada uno en nuestro interior, les ha dicho el obispo de TeruelJosé Antonio Satué a los jóvenes que le escuchaban en la catequesis.Y es que, los jóvenes de la Peregrinación Europea han comenzado este jueves con las catequesis que ofrecen los obispos españoles por todas las iglesias de la ciudad.

“Seguro que hay muchas razones, seguro que tenemos la nuestra. Queréis hacer un paréntesis en la vida”, les ha explicado el obsipo de Teruel. Por eso, el prelado les ha animado a reflexionar: “Quizá queréis tomar una decisión y el Camino que hemos recorrido nos ayude a serenarnos, a pensar, a descubrir lo que Dios nos está pidiendo en este momento”.

Por eso, la razón que más ha movido a las personas a lo largo de los siglos “ha sido la búsqueda de Dios”.

Dirigiéndose de manera especial a los jóvenes, ha asegurado estar seguro de que muchos de ellos tienen “una fe fuerte, una fe grande, quizá más grande que la mía, pero quizás otros habéis venido aquí después de pasar mucho tiempo sin acercaros a una Iglesia , sin participar en una Eucaristía”.

“Yo creo, –proseguía— que en el fondo todos buscamos a Dios porque todos los seres humanos somos buscadores”. Si buscamos “la paz en Dios la encontraremos”, si buscamos la alegría, “no encontraremos otra más grande ni más duradera que en Dios, y si buscamos amor, que yo creo que es el móvil de la vida de todos nosotros, también lo encontraremos en Dios”.

Refiriendóse al “amor incondicional”, Satué ha preguntado “la cantidad de cosas cosas raras que podemos llegar a hacer cuando no nos sentimos amados”. La respuesta es clara, ha dicho: “Dios nos ofrece un amor incondicional, hagamos lo que hagamos, pensemos lo que pensemos. El amor de Dios siempre lo tenemos ahí”.