El Cabildo Metropolitano de Zaragoza reunido en ‘Junta de Residencia’, ante la petición realizada por la Hermandad de la Sangre de Cristo de esta ciudad, ha dispuesto que la imagen del Santísimo Cristo de la Cama sea expuesta a la veneración pública desde la tarde del Viernes Santo, al término de los oficios litúrgicos, hasta el Sábado Santo a las 13.30 horas. De esta manera, se inserta en el ritmo litúrgico del Triduo Pascual.

La venerada imagen estará en el altar mayor y, ante ella, el Sábado Santo el Cabildo Metropolitano, a las 10.00 horas, realizará los oficios litúrgicos de maitines y laudes, conocidos tradicionalmente como ‘Oficio de Tinieblas’. Junto al Santísimo Cristo de la Cama, estará el banderín de la Ciudad.

La imagen será trasladada privadamente desde la Real Capilla de Santa Isabel -vulgo San Cayetano- en un camión habilitado al efecto. Tras su instalación en el presbiterio, dos hermanos de la Sangre de Cristo velarán la imagen, preocupándose también de que se cumplan también todos los protocolos sanitarios vigentes (imposibilidad de tocar la imagen, uso de la mascarilla y el gel higienizante, distancia de seguridad interpersonal).

Una serie de visitas históricas

Aunque en esta ocasión está motivada exclusivamente por la excepcionalidad de la pandemia, no es la primera vez que la imagen del ‘Señor de Zaragoza’ puede contemplarse en la catedral de Nuestra Señora del Pilar. La presencia más larga de la imagen fue a partir del 17 de febrero de 1809, con motivo de los Sitios, y fue colocada en la Santa Capilla, delante del altar de los Convertidos, en el rejado, con el brazo por fuera para la veneración de los fieles.

En el año 1959, el Cristo de la Cama estuvo en el Pilar nuevamente, esta vez en el altar mayor, cuando se entregó la banderín de la Ciudad y la última medalla de oro de los Sitios.

En 2009, con motivo del bicentenario de los Sitios volvió a visitar el templo mariano.