En 2023, el Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca (CSIH) – Proyecto Hombre ha atendido a 180 familias y 372 personas entre sus programas de atención de adicciones y de SOS Adolescentes para jóvenes en situaciones de crisis y riesgo de suicidio, consiguiendo 111 altas terapéuticas. Además, se han realizado 254 acciones en el ámbito educativo, llegando a 4.000 alumnos y 733 profesores y profesionales.

“Las nuevas formas de consumo, la baja percepción de riesgo entre los jóvenes y la influencia de las nuevas tecnologías han creado un panorama complejo que requiere respuestas innovadoras y comprometidas. En este contexto, hemos trabajado incansablemente para adaptarnos y seguir siendo un referente de apoyo para la comunidad”, subraya Alfredo Carrera, director del CSIH.

Un año en el que se ha atendido a personas con problemas de adicciones en toda la provincia de Huesca y se ha ampliado el Programa de Prevención en el ámbito educativo y comunitario, consolidando el centro como un espacio socio-sanitario de referencia en el tratamiento y prevención de adicciones.

Desde el Programa de Atención psicológica y terapéutica especializado en adicciones, se ha atendido a 237 pacientes, de los cuales 103 en el ámbito penitenciario y 134 en el comunitario, con problemas de adicción a sustancias y comportamentales. En cuanto al tipo de sustancia, se ha producido un aumento considerable en el consumo de alcohol, donde se ha atendido a 169 personas, frente a las 42 del año 2022.

En menor medida, se ha observado un incremento de atención a personas con problemas de consumo de cocaína y anfetaminas. Asimismo, se ha trabajado, desde un enfoque sistémico, con 141 familias que se implican en el proceso y se comprometen a realizar el tratamiento de forma conjunta con el paciente.

El Proyecto de Sos Adolescentes, mediante la escucha activa y el refuerzo emocional acompaña a adolescentes y jóvenes adultos, de entre los 12 y los 29 años. Desde este servicio se han atendido a 135 personas, alcanzando 63 altas. Además, se han desarrollado 46 talleres en diferentes centros escolares, llegando a 758 adolescentes.

Cada año se elaboran campañas de prevención de alcohol y drogas y acciones de sensibilización para promover hábitos saludables, con las que se ha conseguido llegar a 1.250 personas. Por otra parte, desde el Programa de Prevención de familias, se ha impactado en 788 personas a través de los diferentes talleres y actividades realizadas enfocadas a la promoción y bienestar de la mujer y la crianza positiva. Acciones que buscan abordar la problemática de las adicciones en la comunidad de forma integral. También se han llevado a cabo acciones para prevenir la violencia de género en algunas poblaciones rurales como Novales, Piracés, Monflorite, Sesa y Albero Alto, llegando a 190 personas.

Una labor, que según reconoce el director del CSIH, “ha sido posible gracias al esfuerzo y compromiso de nuestro equipo de profesionales y voluntarios, así como al apoyo de instituciones públicas, entidades privadas, socios y donantes, cuya contribución es fundamental para nuestra continuidad”. Por ello, invitan a todos los que aún no forman parte de su familia a unirse como personas voluntarias, socias o donantes. Se puede encontrar toda la información sobre el centro en su nueva página web csihuesca.org.