Comentario dominical: 4 de noviembre de 2018

DOMINGO XXXI DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

El Antiguo Testamento difícilmente podría justificar por qué hay que amar a Dios. Al Amo, Creador, Juez… se le obedece, se le respeta, se le admira… se le teme. ¿Amar?. Jesús ha dado la razón profunda de por qué hay que amar a Dios. “Amarás a Dios, porque es tu Padre, porque él te quiere”. El descubrimiento de Dios/Abbá descubre también quiénes son los demás. Por eso los dos mandamientos son “semejantes”; en el fondo, son el mismo. Éste es el genio de Jesús, que al revelar a Dios revela al ser humano. La Ley no es el poder ni la sumisión, sino el amor. El mundo no se mueve por la sola Omnipotencia, sino por el Amor creador. La primera conversión del cristiano es creer “Dios me quiere“, a mí, personalmente, como las madres quieren a sus hijos. Este “convencimiento íntimo” es el centro de la fe. El amor a Dios no es ni puede ser mandamiento. Es respuesta: me siento querido y quiero. Los que creen esto son la Iglesia. (Fray Marcos)

EVANGELIO: Marcos 12, 28b-34

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?» 
Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.” El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos.» 
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» 
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

COMENTARIO-REFLEXIÓN

           El amor a Dios fue un salto de gigante sobre el temor al amo poderoso y dueño de todo. En el AT el amor a Dios era absoluto, el amor al prójimo relativo, “como a ti mismo”. Para la inmensa mayoría de los letrados, el prójimo era el que pertenecía a su pueblo y raza. Según la Torá, era perfectamente compatible un amor a Dios y un desprecio absoluto no solo a los extranjeros sino también a amplios sectores de su propia sociedad judía..

LA GENIALIDAD DE JESUS SOBRE EL AMOR.

En realidad estos dos mandamientos sobre el amor ya estaban en el A. T. Del amor a Dios se habla en Dt. 6,4. Es la famosa oración del Shemá que recita el judío todas las mañanas al levantarse: “Amarás al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu ser”. Y en Lev. 19,18, se lee :”Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Dónde está la novedad de Jesús?

1.– Jesús alivia, aligera, quita cargas pesadas.

En tiempo de Jesús había que cumplir más de 6oo preceptos que obligaban en conciencia y que ya el sólo retener en la memoria, era una pesada carga. Jesús protesta: “Atan cargas pesadas y las echan a la espalda de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas”. (Mt. 23, 4).Con Jesús todos esos preceptos quedan reducidos a dos: amar a Dios y amar al hermano. !Qué alivio!. Por otra parte, como se trata de una ley “de amor” deja de ser pesada.   “El amor ni cansa ni se cansa” (San Juan de la Cruz).

2.– Jesús une dos mandamientos que estaban separados.

Separados en dos libros distintos, y separados en la vida. Se podía amar a Dios y odiar al enemigo. Ahora van juntos y son como “vasos comunicantes”. ¿Sube el amor a Dios? Automáticamente sube el amor al hombre; y viceversa. “Y si alguien dice que ama a Dios y no ama al hermano, es un embustero”. ( I Jn. 4,20). Jesús no está de acuerdo con esas imágenes de Dios que aparecen en el A.T. y hablan de prepotencia, de venganza, de ira, de desquite. Y las sustituye por otras nuevas: Pensad en Dios como en un campesino que siembra, en un médico que sana, en un pastor preocupado por su rebaño, en una mujer feliz de haber encontrado su moneda, en un padre que se vuelve loco de alegría al recuperar a su hijo … o mejor todavía, pensad en vuestra propia madre. Así de tierno, así de cariñoso es Dios.

3.– Jesús nos motiva, nos incentiva, desde dentro, a amar.

Por el misterio de la Encarnación, Dios no sólo nos ama, sino que se instala en el corazón de cada uno de nosotros, se identifica con nosotros. “Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, estaba desnudo y me cubristeis, en la cárcel y me visitasteis” (Mt. 25 ,36). Cuando caen las escamas de nuestros ojos y, como Pablo, descubrimos que todo lo que hacemos a uno de nuestros hermanos se la hacemos a Jesús, ya no tenemos ninguna excusa para no amar. Por otra parte, nada nos hace crecer y madurar en la vida como el amor concreto y desinteresado al hermano. El amor nos “humaniza”.

PREGUNTAS.

1.- ¿Vivo mi fe con holgura, con anchura de corazón, es decir, sin miedos, sin prejuicios, sin amenazas, con esa libertad que me da Jesús?

2.- ¿Sé unir en mi vida práctica el amor a Dios y el amor a mis hermanos? ¿Se lo pido al Señor todos los días?

3.- ¿Caigo en la cuenta de que mis motivaciones para amar son mucho más fuertes que las que pueda tener un marxista, un humanista?

ORACIÓN

ESTE EVANGELIO, EN VERSO, SUENA ASÍ

No encontramos las palabras

para definir a Dios.

San Juan, el Evangelista,

nos dice “DIOS ES AMOR”

Dios es gracia desbordante,

entrega, regalo, don.

Nos da luz, calor y vida,

como el más brillante sol.

Como buen Padre, a sus hijos

Dios reparte una ración

de pan, de amor, de alegría,

misericordia y perdón

El Padre Dios ama a todos

sin ninguna distinción

y desea que sus hijos

vivamos en “comunión”.

Por eso Jesús proclama

la auténtica religión:

“Amar a Dios y al hermano

de verdad, de corazón”.

Es un mismo mandamiento

sin posible división.

Amar a Dios y no al prójimo

sería pura ilusión

Señor, que la Iglesia asuma

que “amar es su vocación”.

Haz que todos nos amemos

y danos tu bendición.

(JOSÉ JAVIER PÉREZ BENEDÍ)

PDF: 4 DE NOVIEMBRE

Autor: Raúl Romero