Aumenta el número de adultos no bautizados que pide formar parte de la Iglesia católica

El número de adultos no bautizados que pide entrar a formar parte de la Iglesia Católica en España está aumentando, si bien todavía representa una pequeña proporción de los ingresos, aunque unos 3.000 adultos se bautizan cada año. En el año 2015, hubo en España más de 51.000 bautismos.

Así lo ha explicado el obispo de Huesca y Jaca, monseñor Julián Ruiz, miembro de la Subcomisión de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que ha pronunciado la ponencia ‘La situación actual de la catequesis en España’.

El prelado ha intervenido en las XXIV Jornadas de Teología en Aragón, que se celebran este lunes y martes en La Casa de la Iglesia de Zaragoza, organizadas por el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA) y el Instituto Superior de Ciencias Religiosas ‘Nuestra Señora del Pilar’.

Según ha explicado el miembro de la Subcomisión de Catequesis de la CEE en declaraciones a Europa Press, “en nuestro contexto es cada vez más frecuente” que haya adultos, tanto españoles, como emigrantes, que se preparan para recibir el sacramento del bautismo.

Al respecto, ha comentado que en Francia “se bautizan más adultos que niños” y ha opinado que este país muestra cuál va a ser el futuro de Europa en este ámbito.

Monseñor Ruiz ha subrayado que “la catequesis primera tiene que ser la de adultos, en general” ya que si bien “invertimos tiempo y energía para niños, adolescentes y jóvenes” y el destinatario de esta actividad es el adulto, quien ha de seguir su proceso de “crecimiento y maduración de la fe” que le permita “dar respuesta a sus problemas y a los de la sociedad”.

TRANSFORMACIÓN

En este mismo sentido se ha pronunciado el arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, que ha inaugurado las jornadas y ha señalado que “hay que pasar de una catequesis de mantenimiento y para recibir unos sacramentos en unos momentos puntuales a una catequesis al servicio de la evangelización, que es la misión de la Iglesia, para la transformación de la persona, de la sociedad y del mundo”.

Se trata “de un proceso, un camino” mediante una formación permanente, “orgánica, sistemática, que no solo vaya a la cabeza, sino al corazón y a todo lo que hacemos”, ha comentado el prelado.

El arzobispo ha añadido que en las seis diócesis aragonesas están realizando un recorrido “para que vayamos en comunión, en sintonía, al unísono” y para eso “hace falta que tengamos los mismos criterios, motivaciones, que entremos en un camino de conversión y luego vayamos haciendo este camino educativo”.

Con esta finalidad, el objetivo de estas jornadas es que “los mensajes, los contenidos y los ponentes nos iluminen en esta tarea en la que estamos todos embarcados”.

RETOS

Por su parte, el obispo de Huesca y Jaca y miembro de la Subcomisión de Catequesis de la CEE ha fijado como uno de los retos de esta tarea la catequesis familiar, “que no es simplemente la ayuda que los padres puedan presta en los sacramentos de iniciación cristiana, sino una catequesis dirigida a las familias como objetivo fundamental“.

En este punto, ha manifestado que “la importancia no está en el número de asistentes” a la catequesis, sino en que “haya comunidades vivas“. Otro de los retos es revertir la falta de relevo generacional ya que “nuestros catequistas se van haciendo mayores” y si en 2014 hubo en España 104.995, al año siguiente fueron 101.751.

Según ha apuntado, el perfil es mayoritariamente femenino, de personas vinculadas a la enseñanza o con otro tipo de estudios, así como padres y madres de familia y también “se van incorporando personas jóvenes que brotan de las comunidades cristianas, donde viven y celebran su fe con entusiasmo”.Monseñor Ruiz ha comentado que “no se hace catequesis, sino que se es catequista”, “se comunica la experiencia propia” por lo que se ha de “acompañar y estar cerca” de estas personas porque “son el rostro de la Iglesia”, ha recalcado.

Por otra parte, ha estimado que hay materiales adecuados, pero “tenemos el desafío de que lleguen a insertarse en la vida y en el proceso de educación en la fe”, también a través de las nuevas tecnologías “porque estamos inmersos en el siglo XXI“.

CLASE DE RELIGIÓN

Todas estas cuestiones se abordan en el plan de acción 2016-2020 de la Subcomisión de Catequesis de la CEE, que se refiere tanto a la infancia, juventud como a los adultos. Ruiz ha comentado que familia, escuela y parroquia han de trabajar coordinadamente y ha recalcado su “apuesta decidida” porque se cumplan los acuerdos entre Iglesia y Estado en esta cuestión, “que tienen validez de ley orgánica”.

Esto supone, ha detallado, que la Religión tiene que impartirse en la escuela en “igualdad de condiciones a las asignaturas fundamentales, en cuanto a contenido y consistencia”.

Al respecto, ha recordado que en esta Comunidad, tras la reducción del horario de Religión promovida por el Gobierno de Aragón, se mantiene la hora y media semanal en Primaria, si bien el Ejecutivo autonómico ha recurrido al Tribunal Supremo.

Fuente: EUROPA PRESS. 

VÍDEOS DE LA XXIV JORNADA DE TEOLOGÍA